13 julio, 2024

14,4 km de longitud y 292 metros de profundidad

Los noruegos se despidieron de 2019 con sabor a récord y la confianza de que podrían ahorrarse un tiempo considerable en sus desplazamientos por el condado  de Rogaland. Poco antes de escuchar las campanadas que marcaban la entrada del año nuevo, las autoridades cortaron la cinta inaugural del túnel Ryfylketunnelen, todo un alarde de la ingeniería que destaca por dos grandes razones: su utilidad para los vecinos de la región y sobre todo su despampanante ficha técnica, que lo convirtió en uno de los subterráneos submarinos más largos del mundo.

Sus dimensiones impresionan, desde luego.

¿Qué dimensiones son esas? Ryfylketunnelen es un túnel de carretera submarino que alcanza los 14,4 kilómetros de longitud, una talla considerable que le permitió presentarse en su día —y aún lo hace hoy— como el canal subterráneo de su tipo más largo del mundo. Este último matiz es importante: Ryfylke es un túnel submarino pensado para el paso de vehículos que transcurre bajo el fiordo Horgefjord. En el disputado campo de las infraestructuras de récord hay otros conductos mayores, pero trazados con otros propósitos o en otros terrenos.

El Túnel de Base del San Gotardo (GBT) mide 57 km y el de Seikan 53,8, pero ambos están pensados para el tráfico ferroviario. En la propia noruega disponen del subterráneo Lærdalstunnelen, de 24,5 km, que si bien es también un vial de carretera se sitúa entre Aurland y Lærdal, pasa bajo una cadena montañosa.

e

¿Y qué profundidad alcanza? Ese es otro de los motivos por los que las autoridades nórdicas sacaron pecho en diciembre de 2019, cuando se inauguró Ryfylketunnelen. El subterráneo se inclina en una pendiente de hasta el 7%y llega a alcanzar una profundidad de 292 m bajo el nivel del mar, lo que le permite cruzar Horgefjord y dar continuidad a la carretera nacional 13 entre Stavanger y Ryfylke.

Su apertura ayudó a los habitantes y turistas de la región a agilizar sus desplazamientos, como destacaban desde el Nordic Investment Bank (NIB) antes incluso de que culminasen las obras: “Unirá Stavanger, la cuarta urbe más grande de Noruega y el centro de la industria de petróleo y gas costa afuera del país, con Solbakk, cerca de la pequeña ciudad de Tau, a la que ahora solo se puede acceder en un viaje en ferry de 45 minutos. Cuando esté listo, el túnel tardará 15 minutos en recorrerse a profundidades de hasta 292 metros bajo el nivel del mar”.

e

Operarios y maquinaria durante los trabajos del proyecto Ryfast.

Captura De Pantalla 2023 09 01 120653


Captura De Pantalla 2023 09 01 122700

¿Es una infraestructura aislada? No. El túnel Ryfylke se engarza en un proyecto mayor, el Ryfast, que incluye el conducto Hundvåg, de 5,5 kilómetros, que enlaza a su vez con el Eiganes, de 3,7 km. “Todo el proyecto Ryfast implica la construcción de tres túneles y 53 km de nuevas carreteras”, destacaba en su día NIB, que recordaba que el proyecto estaba dirigido por la Administración de Carreteras Públicas de Noruega y su coste total estimado rondaba los 6.400 millones de coronas noruegas, equivalente a 785 millones de euros.

“Se estima que alrededor de 4.000 automóviles diarios comenzarán a usar los túneles una vez finalizados, duplicándose a 8.000 en 2035”, celebraban desde el NIB. En conjunto, el proyecto ofreció una valiosa alternativa al ferry.

¿Y cómo fueron las obras? Los trabajos en el túnel Ryfylke se prolongaron varios años, entre 2012 y 2019 y su coste total acabó alcanzando —detallaba el día de su inauguración la revista Fjordblick— los 8.100 millones de coronas noruegas. Poco después se inauguraba el túnel de Hundvåg. Para dar forma a la estructura fue necesario una labor de décadas de planificación y estudio del concepto, como recalcaban por entonces los responsables de Rogaland, y emplear explosivos y plataformas de perforación capaces de trabajar en un terreno particularmente complejo. Para disfrutar del resultado, eso sí, tendrás que pagar peaje.

¿Hay otros proyectos en marcha?  Desde luego, Ryfylke puede ser impresionante, pero en lam propia Noruega y otros puntos de Europa hay en marcha proyectos tan o incluso más ambiciosos, como el túnel Fehmarnbelt, un contacto de casi 18 km entre Alemania y Dinamarca, que aspira a convertirse en el conducto ferroviario y de carretera submarino más largo del mundo y que, si todo va según lo previsto, se completará en 2029. Otro proyecto parecido y ya iniciado que aspira a batir récords es Rogfast, que contempla túnel de carretera submarino que se situará en Rogaland, Noruega. Sus cifras son también impresionantes: 27 kilómetros de largo y una profundidad máxima que alcanzará los 392 m.

“El proyecto E39 Rogfast será el túnel submarino más largo y también profundo del mundo. Cuando Rogfast esté instalado, el tiempo de viaje entre Stavanger y Bergen se reducirá en alrededor de 40 minutos. Al mismo tiempo, facilitará una ampliación del mercado inmobiliario y laboral en la región, lo que fortalecerá importantes grupos empresariales”, destacan las autoridades noruegas.

Imágenes: Wikipedia, NIB, Norwegian Public Roads Administration y Statens Vegvesen

En Xataka: A grandes túneles, gigantescas tuneladoras: así es S-880 “Qin Liangyu”, la mayor máquina perforadora del mundo

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas