29 mayo, 2024

6 hábitos que te hacen más inteligente, según la neurociencia


¿Sabías que cada segundo muere una neurona de tu cerebro? Esto significa “perder unas 80.000 neuronas cada día”, explica a CuídatePlus Sara Téller, doctora en neurociencia. A pesar de esta cifra, no hay que preocuparse ya que en realidad este número es “una pequeña fracción comparado con el inmenso número de neuronas con el que nacemos, aproximadamente 100.000 millones de neuronas”. Además, se ha visto que lo importante al final “no es el número de neuronas sino cómo estas se comunican entre ellas, cómo están conectadas unas con otras ya que este cableado neuronal es el que hace que cada persona tenga un cerebro único, una identidad única”.
Para explicar estas y otras muchas cosas sobre el funcionamiento del cerebro Téller ha escrito el libro Neurocuídate en el que, además, da consejos sobre lo que podemos hacer para mejorar esa conexión y llegar a ser más creativos y, también, un poco más inteligentes. 
Ella cree que es de “vital importancia saber cómo funciona nuestro cerebro y cómo podemos hacer para cuidarlo ya que conocer nuestro cerebro es conocernos a nosotros mismos”. Si tenemos un cerebro sano, “tenemos una mejor salud mental y emocional, podemos disfrutar de unas buenas habilidades cognitivas y ganar en bienestar personal”. 
El objetivo del libro es dar a conocer y que se entienda de manera amena “cómo impacta en nuestro cerebro todo lo que hacemos en nuestro día a día (cuando comemos, cuando nos relacionamos con los demás, cuando dormimos, según nuestra manera de pensar, según nuestra manera de movernos, …)”.

Por qué cambia el cerebro

El cerebro se ve afectado por todos y cada uno de los cambios que hagamos en nuestra vida. Como explica la especialista “cualquier cambio y cualquier cosa nueva que queremos hacer afecta a nuestro cerebro”. De hecho, “este tiende a pasar su actividad eléctrica por aquellas conexiones que están más instauradas, las que hemos ido creando día a día a través de la repetición de cosas que hacemos de manera diaria o pensamientos que acostumbramos a tener”.
Cuando quiero introducir un nuevo hábito o una nueva manera de pensar, “esto va a suponer un coste a nuestro cerebro y se verá afectado porque supone crear nuevas conexiones y esto tiene un precio a nivel cognitivo”, explica en detalle. ¿Por qué ocurre esto? Muy simple, tal y como explica la experta, “el cerebro es eficiente y ahorra en recursos, por eso prefiere que hagamos lo mismo de siempre y que tendamos a pensar siempre de la misma manera”. 

Alimentos que ayudan al cerebro

La alimentación es otra de las claves para tener un cerebro sano. Como informa Téller, “existe una conexión intestino-cerebro que es bidireccional y la microbiota (flora intestinal) es clave para ello”. Y es que estos microorganismos que residen mayoritariamente en el colon, “nos ayudan a tener un buen funcionamiento cerebral, nos ayuda a producir neuroquímica que nos hace sentir en bienestar y evita la neuroinflamación (embotamiento mental)”. En base a esto, “podemos mejorar nuestra microbiota introduciendo más fibra y productos fermentados en nuestra dieta”.
También es importante “reducir el consumo de grasas “malas” y azúcar y comer de manera variada, equilibrada (sin dejar ningún grupo alimentario fuera como pueden ser los carbohidratos)”. Todo esto, indica, “es esencial para que nuestra microbiota esté feliz y así poder cuidar de nuestro cerebro”.
En cuanto a cuál es la mejor dieta para el cerebro, según la experta, “la que está más aclamada a nivel científico es la mediterránea”.

Dormir poco afecta al cerebro

Otra relación directa muy potente es la del cerebro y el sueño. Muchas veces creemos que dormir es una pérdida de tiempo pero “para nada”. De hecho, “es un pilar importantísimo para neurocuidarnos”, apunta la doctora. Y esto es así porque “cuando dormimos es cuando realmente nuestro cerebro se repara, se reajusta y se regenera, se limpia de los desechos del día y se prepara para lo nuevo que viene”. Durante el sueño “nuestro cerebro es capaz de asentar los aprendizajes del día y que se consoliden en la memoria”. 

Consejos para ser más inteligente y creativo (en la edad adulta)

Son muchas las dudas que existen sobre el cerebro, la memoria o la inteligencia pero una de las más habituales es si podemos aumentar la memoria, la creatividad y la inteligencia también en la edad adulta. A diferencia de lo que la gente cree, “la plasticidad neuronal, la capacidad que tiene nuestro cerebro de cambiar, de crear nuevas conexiones, reforzar unas y perder otras, se da durante toda la vida y no solo de pequeños”, explica Téller. Así que ya no vale lo de “soy mayor y no puedo cambiar ya”. 
Para ganar en creatividad el consejo de la experta es “hacer cambios que abran nuestra perspectiva. Muchas veces, cuando estamos concentrados en algo durante mucho tiempo o incluso cuando estamos estresados, nuestro pensamiento es del tipo convergente, se queda centrado en un solo punto y se reduce nuestra perspectiva y nuestras posibilidades”, describe. En cambio, “cuando abrimos nuestro pensamiento a uno divergente es cuando tenemos la oportunidad de que se den asociación de conceptos de manera más global y no tan local, lo que hace que ganemos en creatividad”. 
Entonces, ¿cómo podemos ampliar esta mirada? Según Téller:
Con más humor en nuestras vidas.
 
Cultivando más el agradecimiento.
 
Buscando espacios de relajación.
 
Reduciendo el estrés.
 
Practicar cierto tipo de meditaciones.
 
Quedando con gente diversa que te hable de diferentes temas. 
Todo esto, asegura, “hará que generes nuevas ideas en tu mente”. El segundo paso es “materializar esas ideas”. Para ello “es importante reforzar nuestras funciones ejecutivas como la concentración”. ¿Cómo? “Prestando atención a aquello que hacemos, justamente reforzando esa mirada más convergente y focalizada”, indica. Un buen entrenamiento para lograrlo es “resolviendo acertijos y problemas de difícil solución”.

6 consejos para tener un cerebro sano y ser más inteligente

En este objetivo de mejorar nuestro rendimiento intelectual, Téller aconseja hacer 5 de cosas que ayudarán a cuidar bien del cerebro:
Ejercicio físico. Del que sea y como sea. “Se está viendo que el ejercicio físico nos ayuda a proteger la salud mental, el deterioro cognitivo, a regularnos mejor emocionalmente e, incluso, potencia nuestras habilidades cognitivas. Hacer ejercicio es, además, un bálsamo para nuestro cerebro”.
 
Hacer yoga, meditación o cualquier movimiento lento y consciente. En esta sociedad actual donde existe tanto estrés y ansiedad, el yoga “puede ser nuestra salvación”. Desde la neurociencia se ha visto que “practicar estas técnicas nos ayudan a regular bien el sistema nervioso para poder pensar con claridad, ya que cuerpo y mente están interconectados”.
 
Regular bien el sistema nervioso con descansos. Según la experta, “está bien estar activos,  pero sin caer en el abuso  por lo que es importante buscar un buen equilibrio entre estar activos y estar relajados”. El problema, lamenta, “es que cuando tenemos tiempo de relajarnos, lo primero que hacemos es engancharnos a una pantalla (móvil, Netflix, TV…) y esto hace que sigamos hiperestimulados”. Su consejo es no hacer nada “dejar nuestra mente volar unos minutos”. 
 
Rodearse de los seres queridos. Se ha visto en estudios sobre la felicidad que el factor número uno que nos hace ganar en mayor bienestar personal es tener un gran apoyo social. “Tener buenas relaciones sociales hace que se eleve la oxitocina, la “hormona del amor y del contacto” lo que hará que te sientas en confianza, querido, y que miedos y ansiedades desaparezcan”.
 
Motivación. Normalmente cuando queremos algo, cuando deseamos algo, como “quiero ir al gimnasio cada día”, “tiramos mucho de nuestra fuerza de voluntad y esta es limitada en el cerebro ya que nos fatiga. En cambio, si utilizamos la motivación, liderada por la neuroquímica dopamina, conseguiremos un mayor empuje sin sentir que estás haciendo un “sobresfuerzo”. También es importante disfrutar de todo lo que vas aprendiendo por el camino. Esto facilitará que no acabes dejándolo”.
 
Dormir bien. “Los sueños fomentan nuestra creatividad y parecen ser claves para mejorar nuestro estado emocional”. Por tanto, una buena noche de sueño “nos hará ser mucho más productivos, más creativos y estar de mejor humor al día siguiente”.
 

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas