20 junio, 2024

Cáncer de cuello de útero: cómo detectar a tiempo y prevenir este tumor


Son muchos los porqués que acompañan a una enfermedad. Saber responderlos resulta fundamental tanto para su diagnóstico y tratamiento, como para su prevención. Claro que, dependiendo de la patología, hay más o menos preguntas despejadas. El cáncer de cuello de útero, también llamado de cérvix, es uno de los pocos tumores de los que se sabe su causa: el virus del papiloma humano (VPH) en el 98% de los casos. Se trata de una infección que se transmite por contacto sexual. Conociéndose el origen, en el Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello de Útero (26 de marzo), insistir y difundir los conocimientos que se tienen sobre su prevención nunca está de más.
Este tumor es uno de los más habituales en mujeres a nivel mundial, con más de 500.000 nuevos casos al año. En España, en cambio, es un cáncer poco frecuente. A algo más de 2.200 mujeres se les detectará esta afección en el país a lo largo de 2024, según estima la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). 
Tras la infección por VPH y su posterior cronificación, hay una larga evolución hasta la aparición de la lesión premaligna y el desarrollo del cáncer invasor. Por ello, la vacunación contra este virus se impone en la actualidad como la mejor estrategia de prevención de este cáncer. Su inclusión en el calendario vacunal, además del cribado y el diagnóstico precoz mediante citología y detección molecular de ADN del VPH  han permitido frenar la enfermedad. Como informan desde la SEOM, el porcentaje de muertes ha disminuido un 70% en países desarrollados gracias al efecto del cribado con el test de Papanicolaou (prueba para detectar células cancerígenas en el cuello uterino), junto con el tratamiento desde las primeras fases de la enfermedad.
Sobre la vacunación, esta se administra a niñas en edades de entre los 11 y 14 años. Además, el Ministerio de Sanidad ha aprobado recientemente su administración a todos los chicos de 12 años a partir de 2023-24, pues los hombres no sólo se infectan y pueden transmitir el virus, sino que también pueden desarrollar otros tumores relacionados con el mismo, como el de orofaringe. 
Si bien es verdad que las vacunas bivalentes y tetravalentes (las primeras protegen contra dos tipos de VPH y las segundas, contra cuatro) han demostrado proteger frente al cáncer de cérvix relacionado con el virus en un 63% de los casos, se ha calculado que la nueva vacuna nonavalente (brinda protección frente a nueve serotipos) disminuiría la incidencia de este cáncer hasta en un 73%.

Detectar a tiempo el cáncer de cérvix

Junto con la vacunación frente al VPH, el cribado de cáncer de cérvix es una estrategia de prevención efectiva para prevenir este tumor. La citología cervical mediante técnica de Papanicolaou tiene una baja sensibilidad para el diagnóstico de lesiones de alto grado, pero compensa con una alta especificidad. La combinación de la detección molecular del VPH y la citología alcanza una sensibilidad para detectar estas lesiones de hasta el 96%.
Desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), se enfatiza en la importancia de que las mujeres realicen sus revisiones periódicas con regularidad, para así poder diagnosticar y localizar el tumor y sus lesiones precursoras en estadios iniciales, o que, si presentan síntomas o detectan algún problema, acudan a su ginecólogo lo antes posible. Los principales síntomas o signos del cáncer de cérvix son:
Manchas de sangre o sangrado leve entre o después de la menstruación.
 
Sangrado menstrual más largo y abundante de lo normal.
 
Sangrado después de mantener relaciones sexuales o durante el examen pélvico en la consulta del ginecólogo.
 
Aumento de la secreción vaginal.
Los expertos recuerdan que a pesar de que el VPH es la principal causa del cáncer de cérvix, existen otros factores de riesgo a tener en cuenta, todos vinculados a estilos de vida poco saludables, como el tabaquismo o el consumo de alcohol. Por ello, aconsejan adoptar hábitos saludables como realizar ejercicio físico de forma regular y llevar una alimentación equilibrada.

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas