28 mayo, 2024

Cáncer de próstata: causas y síntomas de la enfermedad que sufría O. J. Simpson


El cáncer de próstata es el cáncer más diagnosticado en hombres en España, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica. De hecho, aproximadamente “uno de cada ocho hombres será diagnosticado con cáncer de próstata en el transcurso de su vida”, lamenta a CuídatePlus Pedro Robledo, responsable de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética de MD Anderson Cancer Center Madrid, además, ocupa el tercer lugar como responsable del número de fallecimientos por cáncer en varones en España, siendo responsable de más de 5.800 muertes en 2021 según datos del INE. La buena noticia es que la supervivencia de estos pacientes ha avanzado en los últimos 15 años y se ha triplicado gracias al desarrollo de nuevos agentes hormonales, quimioterapia o radiofármacos.
¿Por qué se produce? Este tipo de tumores  “se produce cuando las células de la próstata crecen y se multiplican sin control, dañando el tejido circundante e interfiriendo en la función normal de la próstata”. Es importante saber que las células “pueden extenderse posteriormente a otras partes del organismo”.
Hasta el momento, se desconoce exactamente qué es lo que causa el cáncer de próstata. Sin embargo, tal y como señala Robledo, “algunos investigadores del campo han identificado determinados factores de riesgo que podrían causar que las células de la glándula prostática se conviertan en células cancerosas”.
Algunos de ellos son:
La edad, especialmente a partir de los 50 años.
 
El grupo étnico, debido a que este tipo de cáncer afecta estadísticamente más a hombres de raza negra.
 
Los antecedentes familiares o los cambios genéticos heredados, ya que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de próstata. 
Con todo esto no es de extrañar que este tipo de tumor sea más propenso a desarrollarse “en hombres de edad avanzada y en hombres de la raza negra”, apunta. De hecho, en la actualidad, “alrededor de 6 de 10 casos se diagnostican en hombres de 65 años o más, y en pocas ocasiones se presenta en hombres menores de 40 años. La edad media en el momento del diagnóstico es aproximadamente 66 años”.
Por otro lado, y en menor medida, “se sigue investigando sobre cómo afectan algunos factores ambientales como la alimentación, el tabaquismo, la exposición a sustancias químicas e incluso infecciones de transmisión sexual y obesidad en el desarrollo de esta patología”, explica. 
Y es que, “se cree que las dietas ricas en grasas animales y pobres en verduras (especialmente crucíferas como el brécol o la coliflor), la ingesta de ácidos grasos omega-3 (abundantes en los aceites de pescado) y el consumo de alcohol se asocia con mayor riesgo de cáncer de próstata”, tal y como informan Aránzazu González del Alba Baamonde y Ramón Aguado Noya, autores del documento Cáncer de Próstata de la SEOM. Aunque hay menos evidencia al respecto, “también se ha observado un mayor número de casos de cáncer de próstata en hombres que utilizan complejos multivitamínicos, suplementos de zinc o que presentan niveles elevados de ácido fólico y vitamina B1”. Es importante señalar que “no está clara la influencia de la vitamina D sobre el cáncer de próstata”.
En cuanto a la obesidad, parece que la sí aumenta el riesgo de tener cáncer de próstata y su agresividad, así como el tabaco. “A pesar de que su asociación no es tan clara como con otros tipos de cáncer, se ha visto que el hábito tabáquico puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata (sobre todo en personas de alto riesgo como los hombres de raza negra) y su mortalidad”, señalan.

Síntomas del cáncer de próstata

A medida que los hombres envejecen, “la próstata puede agrandarse y bloquear la uretra o la vejiga, produciendo dificultad para orinar o problemas en la función sexual. Este problema se conoce como hiperplasia benigna de próstata y puede tratarse con fármacos o precisar una cirugía para corregirlo”, informan González del Alba Baamonde y Aguado Noya.
Por ello, los síntomas del cáncer de próstata pueden confundirse con otros de otras patologías habituales como los de la hiperplasia prostática benigna o de otros problemas que afectan a la glándula. No obstante, “en la mayoría de los casos en los que el tumor se diagnostica en una fase temprana, los pacientes suelen estar asintomáticos”.
Así, cuando los tumores crecen pueden producir síntomas urinarios como:
Disminución del calibre o interrupción del chorro de orina
 
Aumento de la frecuencia de la micción, sobre todo nocturna.
 
Dificultad para orinar o escozor durante la micción.
 
Otros menos frecuentes como la presencia de sangre en la orina/en el semen o impotencia sexual.
En fases avanzadas de la enfermedad pueden aparecer: 
Dolores óseos por desarrollo de metástasis en los huesos con posibilidad de fracturas.
 
Cansancio y pérdida de peso, edema o hinchazón de las piernas debido a que el retorno venoso y linfático puede verse dificultado por el crecimiento de los ganglios linfáticos.
 
Complicaciones graves como pérdida de fuerza en las piernas por compresión de la médula espinal en casos de afectación de la columna vertebral.
Hay que tener en cuenta que  “ninguno de estos síntomas es específico del cáncer y que la mayoría de los varones con cáncer de próstata no manifiesta ninguno de ellos”, señala Robledo. Sin embargo, todos o alguno de ellos “pueden indicar otros problemas de salud”. 
Por tanto, la presencia de estos síntomas “debe llevarnos a buscar una evaluación médica, con tacto rectal (TR) de la próstata y determinación de PSA en suero, por parte de un urólogo u otro médico”.

Cuánto vive una persona con cáncer de próstata

A pesar de ser el cáncer más frecuente o con mayor incidencia en varones, “gracias a los avances producidos en el campo de investigación, diagnóstico y tratamiento, su tasa de supervivencia es notablemente alta, especialmente si se detecta en etapas tempranas”, afirma Robledo. Por este motivo, “es importante conocer los factores de riesgo asociados, los síntomas e incluso de qué manera se puede prevenir o cuándo se debe acudir a la consulta médica, ya que el diagnóstico precoz de esta enfermedad no solo garantiza casi un 100% de tasa supervivencia, sino que durante ese estadio todavía estamos a tiempo para proponer el tratamiento más adecuado y personalizado para el tipo de tumor y paciente”.
En este sentido,recuerda que “ la tasa de supervivencia relativa a 5 años para la mayoría de las personas con cáncer de próstata local o regional es casi del 100 %. Mientras que, para las personas diagnosticadas con cáncer de próstata que se ha diseminado a otras partes del cuerpo, la tasa de supervivencia relativa a 5 años es del 32 %”.
 

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas