3 marzo, 2024
El tiempo - Tutiempo.net

Cómo detectar el cáncer de colon

Bienestar

El cáncer de colon es uno de los tumores más diagnosticados y cuyo pronóstico, bueno o malo, dependerá en gran medida de su detección y tratamiento precoz. Expertos en Oncología nos explican cómo se puede detectar a tiempo para reducir riesgos, con el apoyo de la Asociación Española Contra el Cáncer. 

Actualizado a: Sábado, 16 Diciembre, 2023 00:00:00 CET

Algunos síntomas de cáncer de colon son cambio en el ritmo intestinal o problemas con la evacuación de las heces, dolor abdominal o sangrado con las heces.

Según el último informe de las Cifras del Cáncer en España 2023 realizado por la Sociedad Española de Oncología Médica y Redecan, teniendo en cuenta ambos sexos, los cánceres más frecuentemente diagnosticados en el año 2023 serán los de colon y recto seguidos de los de mama, pulmón y próstata. “La incidencia estimada en hombres será de 26.357 casos,  es decir, el segundo tumor más frecuente por detrás del cáncer de próstata, y, en mujeres se estiman 16.354 casos nuevos, lo que le posiciona en el segundo tumor más frecuente por detrás del cáncer de mama”, indica a CuídatePlus, Mónica Granja, secretaria científica de SEOM y oncóloga médica del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid.

Aparte de la edad y de la predisposición genética, hay “otros factores que predisponen al desarrollo de cánceres de colon como la obesidad, una ingesta escasa de frutas y verduras, el sedentarismo, el alcohol y el tabaco aumentan las probabilidades de padecer un cáncer de colon”, señala la oncóloga. 

En este sentido, Blanca Isabel Morón García, facultativo especialista en Oncología Médica de la Unidad de Tumores Digestivos del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, y colaboradora con la Asociación Española Contra el Cáncer, señala como factores de riesgo no modificables:  “La edad, ya que gran parte de los pacientes con cáncer de colon superan los 50 años, y enfermedades como la diabetes tipo 2, las inflamatorias intestinales o tener un historial personal de pólipos adenomatosos o cáncer colorrectal”.

En cuanto a los factores de riesgo modificables, la experta señala:

Consumir tabaco y alcohol.
 
Ser una persona sedentaria. 
 
Tener una dieta alimenticia alta en grasas animales y no consumir frutas, verduras y fibra.

Posibles síntomas del cáncer de colon

Los síntomas de alarma más frecuentes en este tipo de tumores “incluyen un cambio en el ritmo intestinal o problemas con la evacuación de las heces, dolor abdominal o sangrado con las heces”, señala Granja. No obstante, recuerda que, “en ocasiones, el tumor ocasiona un sangrado leve pero mantenido en el tiempo que puede causar una anemia que, de no ser muy acusada, puede pasar desapercibido para el paciente”.

Es importante señalar que estos síntomas se presentan cuando la enfermedad está avanzada, por eso es importante participar en los programas de cribado de cáncer de colon con el fin de detectar la enfermedad antes. Esto es clave ya que, tal y como apunta Granja, “el factor fundamental para orientar la supervivencia del cáncer colorrectal es el estadio al diagnóstico, con supervivencias a los cinco años cercanas al 90% en estadios muy precoces disminuyendo a medida que avanza el estadio, de ahí la importancia de los programas de cribado”. Además, añade, “es importante destacar que un porcentaje no despreciable de pacientes con enfermedad metastásica limitada por lo general a un órgano y, siempre y cuando el tratamiento quirúrgico sea factible, pueden curarse”.

Los programas de cribado, destaca la oncóloga, “nos permiten detectar este cáncer en etapas tempranas o incluso premalignas lo que implica una mayor tasa de curación. De hecho, se estima que hasta un 60% de los fallecimientos por cáncer de colon pueden evitarse con programas de cribado adecuados. Uno de los objetivos a corto-medio plazo que tenemos es el disminuir la incidencia de este tumor evitando sus factores de riesgo como el sedentarismo, la obesidad o el consumo de alcohol y tabaco, entre otros, mediante estrategias de educación sanitaria”.

La evidencia científica ha demostrado que la detección precoz, a través de programas de cribado, disminuye la mortalidad a corto plazo entre un 30% y un 35%, lo que equivaldría en España a salvar unas 4.000 vidas cada año. Además, se ha demostrado un incremento de la supervivencia a 5 años del 23,4% en las personas participantes de los programas de cribado.

Test de sangre oculta en heces: ¿cómo se realiza?

En nuestro país, la prueba de cribado que se realiza es el test de sangre oculta en heces. 

Este test “está dirigido a toda la población de edad comprendida entre los 50 y 69 años sin síntomas ni factores de riesgo añadidos para el desarrollo de cáncer colorrectal como pueden ser, por ejemplo, las enfermedades inflamatorias intestinales, la poliposis colorrectal o los antecedentes familiares de cáncer colorrectal·”, informa Granja. En estos casos se realiza una valoración del riesgo individual y su seguimiento a través de protocolos específicos. “Si el resultado es negativo, está dentro de la normalidad y la prueba se repetirá con carácter bienal”, señala la oncóloga. 

Pero ¿cómo se hace? Morón García explica que el cribado de cáncer de colon se realiza a través de una prueba que se denomina “test de sangre oculta en heces” (TSOH). El objetivo es “ayudar a detectar cantidades microscópicas de sangre en las heces, una señal que, de ser positiva, podría indicar la presencia de una lesión premaligna o maligna”. El test puede realizarse en casa, ya que se trata de una recogida de heces a través de un bastoncillo.

Test de sangre oculta en heces, paso a paso

Las personas que participan en los programas de cribado de cáncer de colon reciben una invitación para participar en el programa de cribado y recoger el kit que les ayudará a realizar la recogida. 

Los pasos para hacerlo correctamente son los siguientes:

Utilizar guantes y colocar un papel en el inodoro.
 
Extraer el bastoncillo o la espátula del tubo que incluye el kit.
 
Poner en contacto el bastoncillo con las heces, realizando movimientos verticales y horizontales para que se impregne correctamente (no es necesario añadir una gran cantidad).
 
Colocar el bastoncillo o espátula dentro del tubo. Cerrar y agitar.
 
Guardar el tubo en la bolsa de envío.
 
Identificar la muestra escribiendo los datos personales en el tubo y en el sobre.
 
Llevar la muestra a los centros de recogida señalados. Si no es posible, la muestra se puede guardar en la nevera durante un máximo de 3 días. No congelar.

Para garantizar un resultado correcto a través del test de sangre oculta en heces “es recomendable evitar realizar la prueba durante un sangrado activo, por ejemplo, si se tiene la menstruación o se presentan hemorroides”.

Asimismo, “no se deben utilizar los envases del kit si superan la fecha de caducidad indicada”.

Análisis e interpretación de los resultados

El test de sangre oculta en heces es una prueba “sencilla, indolora y no invasiva”, afirma Morón García, sin embargo, hay que saber que “a través de ella no se diagnostica el cáncer de colon”.

Y es que el análisis de los resultados del test sólo identifica la presencia de sangre en las heces, una señal que también puede deberse a patologías benignas,  como las hemorroides. De ser positivo, “es necesario realizar otras pruebas diagnósticas, como una colonoscopia, para encontrar el origen del sangrado y detectar o descartar la presencia de un tumor”, destaca la experta.

En el caso de recibir resultados negativos (la no presencia de sangre en heces), “el paciente deberá repetir el test en un período de 2 años, ya que el programa de cribado de cáncer de colon es bienal”.

¿La gente se hace el test?

A la vista de los datos antes mencionados, son más que evidentes los beneficios de realizar estos test para la detección precoz de este tipo de tumor y de la importancia de atacar la enfermedad lo antes posible. Sin embargo, a pesar de esto, todavía son muchas las personas que no acuden a estos cribados.

Según informa Granja, “su implementación es elevada, aunque aún existen diferencias de participación entre las distintas comunidades autónomas. Se estima, de promedio, una participación cercana al 50% de la población diana, lo ideal es que este porcentaje de participación supere el 50% de la población diana, con un mayor porcentaje de participación de mujeres que de hombres”. En opinión de la oncóloga, “es prioritario incrementar la información a la población y las ventajas de la detección precoz del cáncer colorrectal con el fin de aumentar la tasa de participación”.

¿Por qué no se hacen los cribados? Según el estudio elaborado por el Observatorio del Cáncer de la Asociación también ha identificado una serie de barreras de acceso a estos programas de cribado del cáncer colorrectal. Las principales causas esgrimidas por los encuestados para la no realización de la prueba son las siguientes:

El 39,9% argumentó no haber recibido la invitación oficial para participar en el programa de cribado del cáncer colorrectal.
 
El 39,6 % afirmó encontrarse bien de salud o no presentar síntomas.
 
Un 28,6 % señaló que el motivo por el que no participaron en la prueba fue olvido o dejadez.
 
El 24,9 % aún presenta deseos de mantenerse alejados de los centros médicos por el contexto de la pandemia del Covid-19.
 
Un 22,1 % percibe saturación en la sanidad.

Con el apoyo de la Asociación Española Contra el Cáncer.

 

Noticias relacionadas

Ver más

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas