28 febrero, 2024
El tiempo - Tutiempo.net

¿Cómo me cambiará la voz con el paso de los años?


Se podría decir que la voz tiene edad. Aquella con la que llora un bebé, con la que una niña canta en el patio de recreo, con la que se estrenan esos primeros gallos en un quinceañero, con la que un señor encorbatado da los buenos días al llegar a la oficina o con la que una abuela recuerda cómo de niña cantaba en el patio de recreo. Seguro que en todas las situaciones descritas has imaginado una voz distinta, concreta. Seguro que a la niña no le has puesto la voz grave del señor encorbatado, ni al señor encorbatado el tono tembloroso de la abuela nostálgica. Sí, se podría decir que la voz tiene una edad y, como lo hace el resto del cuerpo, con el paso de los años, cambia.
“Cuando empezamos a hablar prácticamente tenemos la misma voz. Hay un cambio importante en la pubertad del hombre por la tormenta hormonal que se produce por la llegada de la testosterona. Por eso, la voz es más grave en él que en ella”, detalla Juan Carlos Casado, presidente de la comisión de Laringología, Voz, Foniatría y Deglución de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC). El especialista explica que a partir de los 45-50 años, las voces tienden a igualarse por un envejecimiento fisiológico de las estructuras que forman parte de las cuerdas vocales, menos elásticas y más fibrosas.
Cristina Fernández Barros, vocal del Colegio de Logopedas de Galicia, añade que características como el temblor o la disminución de la intensidad también condicionarán la voz a medida que se envejece. Asimismo, señala que serán el sistema nervioso y hormonal los que intervengan en estas alteraciones vocales: “Por tanto, a pesar de que los cambios puedan ser progresivos, es en momentos concretos en los que se mostrarán más claramente”. Así pues, “en la pubertad se va agravando poco a poco la voz del hombre y en la madurez alta ya se empieza a agravar la voz de la mujer, pero todo de forma progresiva”, agrega Casado.

¿Qué cambios se producen en la voz durante la vejez?

Con la vejez, hay un tipo de voz muy característica llamada presbifonía o voz asociada a la edad. Como ya se ha comentado, “se produce un cambio en las estructuras anatómicas de las cuerdas vocales”, recuerda Casado. En concreto, las fibras finas elásticas se sustituyen por fibras con menos elasticidad, lo que hace que el tono vocal sea más grave y aéreo porque las cuerdas vocales tienen menos fuerza. 
Además de la pérdida de tonos agudos, Fernández apunta que alteraciones en el sistema neurológico, auditivo o respiratorio, entre otros, “condicionarán características vocales como la intensidad o la claridad vocal”. 

Otros factores que pueden cambiar la voz

Más allá del paso de los años, otros elementos pueden provocar cambios en la voz. Los expertos consultados por CuídatePlus aluden a los siguientes: 
Un uso excesivo de la voz con el que es posible que aparezcan ciertas patologías, especialmente en ciertas profesiones, como en los docentes, cantantes, teleoperadores, actores, etc.
 
Consumo de alcohol o tabaco, que pueden producir lesiones en las cuerdas vocales por la exposición a agentes irritantes.
 
La exposición a tóxicos como pinturas o gases.
 
Alteraciones musculoesqueléticas debido a enfermedades crónicas o agudas.
 
Patologías neurológicas y neurodegenerativas que condicionan la emisión de la voz.
 
Variaciones a nivel emocional. 
“Todos estos cambios vocales serán transitorios o permanentes dependiendo de la naturaleza de la causa y necesitarán de intervención a nivel de logopedia, otorrinolaringología u otras especialidades relevantes para la emisión vocal”, resalta Fernández. 

Señales que advierten de un cambio anormal en la voz

Cuando los cambios de tonalidad tienen lugar en etapas que no deberían, puede ser un signo de que algo está ocurriendo. “Si un hombre está en la pubertad y no pasa a una voz más grave, aparece lo que se llama un trastorno de la muda vocal, también conocido como puberfonía”, ejemplifica Casado. De la misma forma, el miembro de SEORL-CCC expresa que si la voz de una mujer de repente se agrava, habría que observar esta alteración por si alguna lesión fuera responsable de la misma, como el edema de reinke (inflamación crónica de las dos cuerdas vocales). 
“Como norma general, una disfonía que tiene una duración de más de 10-15 días de evolución sin remisión debe ser estudiada por un especialista, así como una afonía de más de 3-5 días”, advierte Fernández. En este punto, puntualiza que mientras la afonía implica la ausencia total de emisión de voz, la disfonía se refiere a cualquier alteración en la misma. 
Por último, la logopeda manifiesta que es importante prestar atención a estas señales:
Dificultad al tragar (disfagia).
 
Dolor al tragar (odinofagia).
 
Falta de aire (disnea).
 
Presencia de carraspeo o tos persistente.
 
Presencia de sangrado (en caso de mayor gravedad). 

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas