26 mayo, 2024

Cuándo y cómo tomar este medicamento para el corazón

La digoxina es un fármaco cuyo uso se remonta a hace más de 200 años. En un principio se extraía de la planta digital (Digitalis lanata), pero en los últimos tiempos se obtiene mediante síntesis química. Pertenece al grupo de glucósidos cardíacos y sus efectos terapéuticos principales son el aumento de la contractilidad cardíaca y la disminución de la frecuencia cardíaca.
Aunque se ha utilizado mucho a lo largo de la historia, según explica Manuel Anguita, cardiólogo de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), cada vez se prescribe menos por dos motivos fundamentales: “Porque han aparecido muchísimos fármacos nuevos más modernos, con mecanismos de acción más específicos y una efectividad mayor; y porque es un fármaco que tiene un margen terapéutico muy estrecho, es decir, la relación entre el beneficio que produce su uso y el riesgo de que produzca efectos secundarios graves es muy ajustada”. El especialista subraya que cuando se utiliza de forma inadecuada se dispara el riesgo de arritmias cardiacas graves.
El envenenamiento por digital o digoxina es todo un clásico en las novelas policiacas -en especial, las de Agatha Christie-, pero también se producen casos tanto accidentales como intencionados en la vida real.

Enfermedades en las que se utiliza

Mónica Lorenzo, del Centro de Información del Medicamento del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona (COFB), cita las enfermedades en las que se emplea actualmente la digoxina: “Es un medicamento utilizado para la insuficiencia cardíaca (afección en la cual el corazón no puede bombear sangre rica en oxígeno al resto del cuerpo de forma eficiente) y para las arritmias (trastornos de la frecuencia cardíaca)”.
No obstante, conviene aclarar que se utiliza para determinados tipos de insuficiencia cardiaca y tipos concretos de arritmia. Dado que es un medicamento que solo puede adquirirse con receta, el médico es el que debe valorar en qué personas está indicado y en qué casos es preferible decantarse por otras opciones farmacológicas.

Cómo tomar este medicamento

“La digoxina se encuentra comercializada en España en comprimidos, ampollas inyectables y jarabe pediátrico”, señala lorenzo, quien añade que la dosis “debe establecerse de forma individual en función de la edad, el peso corporal y la función renal”. Al tratarse de un principio activo de estrecho margen terapéutico “es muy importante establecer la dosis idónea para evitar una posible toxicidad”.
La farmacéutica también destaca la relevancia del cumplimiento terapéutico. En caso de olvido de una toma, recomienda “tomarla tan pronto como sea posible y continuar con el horario habitual, excepto si faltan menos de 12h para la próxima dosis, en cuyo caso habrá que esperar a la siguiente”.

¿Se puede tomar digoxina con alimentos?

“La comida puede retrasar la velocidad de absorción de la digoxina, pero no la cantidad absorbida”, indica Lorenzo. El medicamento se toma como dosis única y “no importa la hora, pero si hay que tener en cuenta que cada día se ha de tomar a la misma hora”, apunta la experta. Asimismo, señala que una ingesta elevada de fibra puede disminuir la absorción de este medicamento.

¿Este medicamento es seguro durante el embarazo?

Las mujeres embarazadas (o que creen que podrían estarlo) o en periodo de lactancia deben comentarlo con su médico antes de utilizar este medicamento. “La digoxina solo debe utilizarse bajo supervisión médica y siempre y cuando el beneficio clínico esperado del tratamiento para la madre supere cualquier posible riesgo para el feto en desarrollo”, precisa la farmacéutica. Una prueba de que no siempre se opta por suspender el tratamiento es el hecho de que en ocasiones “se administra digoxina a la madre para tratar las arritmias fetales”.

¿Se puede consumir alcohol durante el tratamiento con digoxina?

Es aconsejable evitar el consumo de alcohol mientras se está en tratamiento con cualquier medicamento, ya que el metabolismo del fármaco puede verse afectado y puede aumentar el riesgo de efectos adversos. “En el caso de la digoxina, el alcohol puede empeorar la patología que se está tratando y, además, aumentar la somnolencia que provoca este medicamento”, argumenta la experta del COFB.

Efectos adversos de este fármaco

“Los efectos secundarios más graves de la digoxina son, precisamente, los cardíacos”, revela Anguita. En especial, las arritmias, algo que puede parecer un contrasentido al tratarse de un fármaco con efecto antiarrítmico. Lo que sucede, según el cardiólogo, es que por su acción “pueden eliminar o controlar un tipo de arritmias y producir otras más graves”. De hecho, es algo que pasa con todos los antiarrítmicos.
El riesgo más grave es que se produzcan taquicardias ventriculares o fibrilación ventricular, lo que “produce una parada cardiaca o muerte súbita”, resalta el cardiólogo. Este efecto adverso se da, sobre todo, cuando hay unos niveles de digoxina en sangre (digoxinemia) muy altos y es más frecuente en personas que tienen problemas de insuficiencia renal.
También pueden darse otros efectos secundarios bastante menos graves, entre los que cabe destacar por su mayor frecuencia los problemas digestivos, como dispepsia, náuseas, diarrea o falta de apetito.
“Y además hay otros síntomas que son menos frecuentes pero muy curiosos”, apostilla Anguita. Se trata de alteraciones de la visión tras un consumo excesivo crónico de este principio activo. “Los pacientes que tienen una intoxicación digitálica pueden ver en amarillo, que es lo que se llama xantopsia”, precisa el representante de la SEC. Se cree -pero no existen pruebas fehacientes- que este es el motivo por el que Van Gogh pintaba unos cuadros con un amarillo tan intenso: porque estaba tomando infusiones de digital y sufría una intoxicación crónica.

Contraindicaciones e interacciones con otros medicamentos

La digoxina está contraindicada en algunas enfermedades, como el bloqueo cardíaco intermitente, arritmias causadas por glucósidos cardíacos, taquicardias ventriculares o cardiomiopatía hipertrófica obstructiva, así como en caso de hipersensibilidad a este principio activo o a algunos de sus excipientes.
Se debe tener especial cuidado en pacientes de edad avanzada, enfermedad renal, enfermedad respiratoria grave, enfermedad tiroidea y pacientes con síndrome de malabsorción.
La digoxina puede interaccionar con medicamentos que provocan disminución de potasio, como pueden ser los diuréticos o los corticoides, entre otros. “Los niveles de digoxina pueden incrementarse si se administra junto con algunos fármacos, como pueden ser alprazolam, espironolactona o algunos antibióticos como la eritromicina, tetraciclina o gentamicina”, apunta Lorenzo. Otros medicamentos, como los antiácidos o algunos laxantes, la metoclopramida o el salbutamol pueden disminuir los niveles de digoxina.

 

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas