28 febrero, 2024
El tiempo - Tutiempo.net

Descubre qué alimentos debes tomar para reducir la inflamación y evitar la tripa hinchada


La inflamación no siempre es negativa, de hecho, es necesaria para sobrevivir y esto es así porque es la forma que tiene nuestro organismo de defenderse de forma natural ante determinadas agresiones. La inflamación agua, informa Sara Rueda, nutricionista de Sanitas, “es necesaria cuando estramos haciendo frente a un proceso de agresión activo, como una infección o un traumatismo, el problema viene cuando este problema se descontrola dando lugar a una inflamación crónica y que hay frenar ya que puede estar detrás de muchas enfermedades crónicas de la sociedad actual como son el hígado graso, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la depresión y la osteoporosis, entre otras”. 
La inflamación intestinal o la sensación de tener la tripa hinchada constantemente o después de tomar determinados alimentos es un tipo de inflamación que aparece por diferentes causas. Entre las más habituales, explica Rueda, se encuentran “la mala gestión de los hábitos, el estrés crónico, el aislamiento social, los malos hábitos de sueño, el consumo de xenobióticos, como pesticidas; la  contaminación ambiental o la relación con enfermedades como algunas patologías crónicas o la obesidad”.
También influyen factores genéticos, sobre los que no podemos intervenir, pero sí se pueden tomar medidas para deshinchar la tripa y conseguir reducir la inflamación. ¿Cómo? A través del consumo o la restricción de determinados alimentos que afectan a la inflamación. 

Inflamación y enfermedades

Como señala Rueda, muchas personas tanto sanas como con enfermedades crónicas pueden beneficiarse de las ventajas de llevar una dieta antiinflamatoria. De hecho, según la experta, “los pacientes con enfermedades crónicas son los que más beneficios pueden obtener con este tipo de alimentación que puede ayudar a controlar o incluso remitir muchas de ellas”. 
Es importante tener en cuenta que no hay una pauta dietética única e ideal para todo el mundo, sino recomendaciones nutricionales generales que “ayudan al correcto estado del organismo y a mejorar la inflamación”. Estos consejos, señala, “se pueden aplicar a cualquier persona sana que quiera cuidarse”, pero también a personas con problemas de salud relacionados con la inflamación como “el acné, los ovarios poliquísticos, diabéticos, oncológicos o con alguna enfermedad autoinmune”. 

Alimentos que ayudan a deshinchar la tripa

Antes de recomendar los alimentos más indicados frente a la inflamación, es importante recordar que “hay que potenciar el consumo de alimentos frescos y ecológicos -para evitar pesticidas-, que tengan una densidad nutricional adecuada, con gran cantidad de nutrientes y que sean ricos en grasas saludables y en antioxidantes”, apunta Rueda. Dicho esto, ¿qué alimentos debemos comer? 
En cuanto a los tipos de alimentos: 
Verduras y frutas de todos los colores
 
Proteína de alta calidad a través de huevos, pescados azules y carnes blancas.
 
Frutos secos
 
Semillas
 
Aguacate
 
Aceite de oliva virgen extra
 
Hierbas y especias como el comino, el orégano, el clavo o la canela. 
 
Agua como fuente única de hidratación. 
En cuanto a los alimentos que no hay que consumir están los procesados y ultraprocesados, como los precocinados y la bollería industrial, el azúcar, los elaborados con harina refinada, refrescos, zumos, alcohol, carnes rojas, embutidos y productos con edulcorantes.  

Equilibrio entre omega 3 y 6, fundamental

Una de las bases de la alimentación inflamatoria es conseguir el equilibrio entre los omega 3 y 6. 
El omega 3 es fundamental para evitar la inflamación pero solo se puede obtener a través de la alimentación ya que “el cuerpo no puede fabricar por sí mismo, aunque forma parte de las células”, señala Rueda. 
Dentro de los omega 3 están el ácido alfalinolénico, que se puede encontrar en “las semillas de lino, de chía y en las nueces, por ejemplo”; y los EPA y DHA, “con mayores beneficios para la salud y que se encuentran en los pescados azules como las sardinas, las anchoas, la caballa, el arenque, el salmón, la trucha o las algas marinas”, informa. 
El omega 6, por su parte, debe restringirse ya que “un elevado consumo de omega 6 puede producir el efecto contrario en el organismo y llegar a inflamar”. Dentro de los omega 6 se encuentran alimentos como “la soja, el maíz, el cacahuete, la borraja, la onagra, las carnes y los embutidos”. De todos ellos, su consejo es elegir los más sanos y consumirlos con precaución. 

Opciones naturales 

Además de estos alimentos, hay otros que pueden ayudar frente a la inflamación. Según recoge Marc Vergés, dietista y nutricionista especializado en inflamación, en su libro Desinflámate, entre los productos que más nos pueden ayudar se encuentran:
La cúrcuma. Este condimento se puede encontrar en varios formatos pero su principal problema es la biodisponibilidad, es decir, la facilidad para ser absorbida y aprovechada de verdad por el organismo. Este producto siempre se debe consumir con comida para mejorar su absorción. 
 
Jengibre. Este rizoma actúa con gran eficacia inhibiendo las vías inflamatorias. 
 
Krill. Este micro crustáceo, que forma parte de la alimentación de muchos mamíferos marinos, nos proporciona una grasa omega-3 con unas proporciones de EPA y DHA idóneas para mejorar la salud en general y las situaciones inflamatorias. Siempre debe consumirse con grasas para que se absorba mejor y sus efectos son efectivos por la noche. 
 
Sauco. Las flores y las hojas de sauco se han usado para reducir la inflamación.
 
Regaliz. Contiene corticoides naturales que ayudan a la antiinflamación. En este caso hay que consultar con un especialista. 
 
Coenzima Q10. A pesar de no ser un antiinflamatorio por sí misma, neutraliza el exceso de inflamación y por eso desinflama. 
 

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas