16 abril, 2024
El tiempo - Tutiempo.net

Estas son las ventajas de prohibir el móvil en colegios e institutos


En los últimos meses se ha avivado el debate sobre la prohibición del móvil en colegios e institutos. ¿Es una medida factible y eficaz? José Martín Aguado, profesor de secundaria y bachillerato y miembro de Empantallados.com, cree que sí, pero no se debe hacer de cualquier modo. “Una prohibición clara y bien implementada puede ser más fácil de hacer cumplir, lo que podría llevar a un entorno escolar más ordenado y a una mejora en la disciplina. Pero, para ello, es necesario poner de acuerdo a cuatro agentes que intervienen en esta ecuación: Gobierno, padres, alumnos y profesores”.
Martín Aguado, que imparte los talleres sobre tecnología de la séptima edición del Programa Educativo en Salud, dirigido a los más pequeños y organizado por CuídatePlus en colaboración con Fundación Viatris y avalado por la Dirección General de Bilingüismo y Calidad de la Enseñanza, de la Consejería de Educación, Ciencia y Universidades de la Comunidad de Madrid, cita el último informe PISA (2022), según el cual “los alumnos se distraen menos si el móvil está prohibido en las aulas”. Así lo considera también el profesor asociado de la Escuela de Medicina de Harvard y pediatra Michael Rich, para quien “los móviles y colegios son dos conceptos que no casan”, según el profesor de Empantallados.com. Además, “hay publicados estudios que demuestran un descenso en los resultados académicos en alumnos que hacen uso del móvil durante el horario escolar”. 

Cómo alejar el móvil de las aulas

La manera de implementar la prohibición del móvil en las aulas dependerá de cada colegio, según Martín Aguado. Por ejemplo, se pueden poner “a disposición de los alumnos unos casilleros para que, al entrar en el recinto, dejen sus móviles guardados”. Otros pueden optar por pedir “en la primera clase de la mañana, los móviles a todos sus alumnos”. Finalmente, habrá colegios que “no permitan que traigan el móvil ni que lo dejen guardado en sus mochilas personales”.

Uso racional del móvil en niños y adolescentes

La restricción o prohibición del uso de móviles en las aulas no servirá de nada si no se acompaña de otras medidas que fomenten el uso racional de las pantallas en niños y adolescentes. Martín Aguado expone el punto de partida: “Educación y gradualidad a la hora de entregar el móvil” en el colegio o el instituto. “No podemos esperar que nuestros hijos hagan un uso adecuado del móvil sin haberles enseñado previamente”, insiste. “Tenemos que mantener más conversaciones, sin juzgarles, pero dándoles criterios claros”. Y, por supuesto, predicar con el ejemplo: “No olvidemos que es indispensable que nosotros los adultos autoevaluemos cómo estamos utilizando los móviles”.

Uso seguro de las redes sociales

Las redes sociales y los riesgos de su uso inadecuado se encuentran entre los principales motivos por los que Empantallados.com y otros colectivos de expertos instan a posponer el uso de móviles entre los adolescentes hasta que tengan una madurez suficiente. Las propias empresas establecen edades mínimas para utilizarlas porque, según Martín Aguado, “hay que tener unos conocimientos previos, que no son solo técnicos; también hay que saber usarlas de forma responsable”. La edad mínima es de 14 años en Instagram, 13 en Tik Tok y 16 en Whatsapp. 

Qué publicar y qué no

Fomentar un uso seguro de las redes sociales también incluye explicar a los niños y adolescentes qué resulta adecuado publicar y, sobre todo, qué no deben dar a conocer a través de ellas bajo ningún concepto. Estas son las pautas que ofrece Empantallados.com:
No publicar nuestro nombre y apellidos completos. Y, por supuesto, jamás poner de nickname el nombre y los apellidos. Cuanto más diferente sea respecto a los reales, mejor. 
 
No publicar nuestra fecha completa de nacimiento. 
 
No publicar fotos con ubicaciones muy concretas; usar mejor lugares genéricos. 
 
No publicar la dirección de casa. Es algo que solo deben conocer amigos y familiares, por lo que no hay necesidad alguna de hacer pública esta información en redes sociales.
 
No publicar datos personales como el número del DNI o la matrícula de un coche. En caso de compartir una foto en la que aparezca un vehículo, siempre se debe pixelar o tachar la matrícula.
 
No publicar imágenes en las que llevemos puestos los uniformes de nuestro colegio. Parece un detalle sin importancia, pero pueden servir para que cualquiera busque el nombre del centro y su dirección.
 
No publicar fotografías de momentos íntimos y personales. Alguien puede hacer un mal uso de ellas.
 
No publicar fotos de los hermanos o amigos menores de edad sin el permiso de sus padres.
 
No publicar nuestro número de teléfono, ni el de móvil ni el de casa. Cualquiera puede ver el número de teléfono y hacer un uso abusivo de llamadas telefónicas o cometer un delito de acoso o amenazas. El bullying (acoso escolar) a través del móvil, denominado ciberbullying, es una amenaza muy real.
 
No publicar que estamos solos en casa o que estamos de vacaciones.
 
No publicar aquello que avergonzaría a nuestros padres.

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas