26 mayo, 2024

Ferrari se enroca con sus híbridos marcando cifras de récord

Decía Enzo Ferrari (o dicen que decía y, por tanto, se pone en su boca) que quien compraba uno de sus modelos adquiría un motor y que el resto iba de regalo. Es decir, que el propulsor de la macchina lo era todo en sus deportivos. Cumpliendo con sus palabras, los Ferrari más recordados están íntimamente ligados a sus V8 y, sobre todo, V12.

Pero no son tiempos raros para los fabricantes de deportivos de lujo. Con Europa pensando seriamente en la electrificación completa del parque móvil durante las próximas décadas, países como Alemania e Italia, donde el automóvil es parte de la cultura y sus firmas premium y de lujo ya forman parte de su propia idiosincrasia, consiguieron flexibilizar la norma para que los combustibles neutros en carbono estén permitidos para los próximos años.

Hasta el último cambio, la intención de Europa era prohibir todos los combustibles que no fueran neutros en emisiones. Esto se matizó: estarán permitidos los combustibles neutros en carbono. El cambio es sustancial pues los combustibles neutros en carbono tienen una huella cero de este gas pero sí producen otro tipo de emisiones contaminantes.

A nivel práctico, poco cambia para la inmensa mayoría de los consumidores. Se espera que los combustibles sintéticos sean extraordinariamente caros y, con la inmensa mayoría de las firmas europeas saltando por completo al coche eléctrico, es de esperar que los motores de combustión queden limitados a los automóviles de lujo.

Pero el cambio es importante para firmas como Porsche o Ferrari. Sus parques móviles se sustentan en miles de vehículos con motores puros de combustión que se mantienen vivos durante décadas. Y, a ello, se suma la exclusividad de poder comprar (y utilizar) un vehículo con motor de combustión, lo que permitirá a estas marcas sacar un rendimiento todavía mayor a estos propulsores.

Con este contexto, Ferrari se encuentra en una encrucijada.

Entre la combustión y la electricidad

“Imagina a Toyota enviando mil millones de coches en todo el mundo al compactador de basura solo porque no han sido electrificados”. Esta es la frase que ha pronunciado Jan Hendrik Voss, máximo responsable de Ferrari en Australasia en una entrevista para CarsGuide.

Preguntado sobre el futuro de la compañía, con el mercado saltando claramente al coche eléctrico, Voss ha hecho una férrea defensa del motor de combustión. “Esta aprobación de la Unión Europea fue muy, muy buena para nosotros. Para nosotros y para el mundo, porque da vida a una tecnología que aún tiene un largo camino por recorrer. Hay muchas cosas que se pueden hacer en términos de eficiencia y de emisiones”.

Según apunta el directivo, la idea de Ferrari es ofrecer todas las tecnologías que tengan en su mano a los futuros clientes. Los de Maranello se preparan para lanzar su primer deportivo completamente eléctrico en 2025. “Ofreceremos motores híbridos de combustión interna y eléctricos y dejaremos que sea el cliente el que decida”, remarcaba Voss.

Las declaraciones, sin embargo, chocan con los últimos resultados de Ferrari. La compañía pelea por mantenerse reconocible en un mercado que demanda vehículos electrificados con carrocería SUV. De hecho, es el Ferrari Purosangue, su primer SUV, el último gran pelotazo de la firma. Y, por si fuera poco, la electrificación avanza a un ritmo frenético.

Fueron abandonados y un huracán les pasó por encima. Ahora estos Ferrari valen más de 20 millones de dólares

Las frases de Voss hay que entenderlas en su contexto. Australia es uno de los países donde el coche eléctrico tiene menos adeptos. Tradicionalmente ha sido un país amante de los vehículos de combustión, famoso por competiciones que hacen las delicias de los aficionados más puristas.

Sin embargo, el mercado del lujo también está cambiando. De hecho, los últimos resultados de Ferrari han dejado una cifra para la historia: por primera vez, la compañía cierra un trimestre donde los híbridos suponen la mayoría de las ventas de la firma. Tanto es así que el 51% de los Ferrari vendidos entre junio y septiembre de 2023 fueron vehículos electrificados. Hace un año, éstos solo representaban el 19% de las ventas.

La tendencia, apuntan desde Financial Times, se corregirá próximamente, con el Ferrari Purosangue inundando las ventas de la compañía. Calculan que uno de cada cinco vehículos vendidos por los italianos serán SUV y éste no cuenta con un motor electrificado bajo el capó.

Pese a las dudas que pueden despertar entre los más puristas, lo cierto es que Ferrari está cumpliendo trimestre tras trimestre con números de récord. Hasta 2026, el libro de pedidos está cerrado, tal es la demanda de deportivos. Sólo el trimestre pasado aumentaron las ganancias netas un 49% respecto al mismo periodo de 2022 y las expectativas de los analistas no dejan de subir. Y a esto hay que sumar la entrada de nuevas vías de negocio, como la venta de recambios personalizados para vehículos de segunda mano.

En Maranello, sin embargo, parecen tenerlo claro. Benetto Vigna, CEO de la compañía, aseguraba en la presentación de resultados que “Algunos de ellos (sus clientes) no aceptarán coches eléctricos, otros aceptarán ambos y otros entrarán en la familia Ferrari gracias a los coches eléctricos”.

En Xataka | La industria cripto está produciendo muchos millonarios. Así que Ferrari permitirá comprar sus coches con Bitcoin

Foto | Ferrari

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas