19 abril, 2024
El tiempo - Tutiempo.net

La ciencia es firme: este es el ejercicio que debes hacer para reducir el riesgo de insomnio y mejorar el sueño


El ejercicio físico tiene muchos beneficios para la salud. Además de prevenir la aparición de enfermedades como la diabetes, la obesidad o, incluso, algunos tipos de cáncer, el ejercicio físico también puede ser un aliado frente al insomnio y puede mejorar nuestro sueño. De hecho, un nuevo estudio publicado en la revista  British Medical Journal, demuestra que hacer ejercicio físico de forma constante entre 2 y 3 veces a la semana a largo plazo está relacionado con un menor riesgo de insomnio.
Además, seguir esta rutina semanal puede ayudarnos a dormir las horas recomendadas, de entre 6 a 9 horas. Así lo señala este estudio internacional desarrollado a lo largo de 10 años y liderado por investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Reykjavik , Reykjavik , Islandia. En este estudio han participado 4.399 personas de 21 países europeos, entre ellos España, y el Departamento de Neumología del Hospital Galdakao-Usansolo, en Galdacano.  
Para explorar esto más a fondo, los investigadores evaluaron la frecuencia, duración e intensidad de la actividad física semanal de los participantes en el estudio así como los síntomas de insomnio, el sueño nocturno y la somnolencia diurna. 
Los participantes que hacían ejercicio un mínimo de dos veces a la semana, durante 1 hora, se clasificaron como físicamente activos.
Durante los 10 años que duró el estudio, el 37% de los participantes permanecieron inactivos; el 18% comenzó a hacer deporte; el 20% dejó de hacer deporte y el 25% se mantuvo físicamente activo de forma constante. 
En cuanto al perfil de persona activa, los autores vieron que era el de un hombre joven y con poco peso, activo laboralmente y no fumador. 

Resultados del estudio

Después de ajustar los datos por edad, sexo, peso (IMC), historial de tabaquismo y centro de estudio, los autores vieron que aquellos que eran persistentemente activos tenían un 42% menos de probabilidades de tener dificultades para conciliar el sueño así como un 22% menos de probabilidades de tener algún síntoma de insomnio. 
En cuanto al total de horas de sueño nocturno y somnolencia diurna, los participantes persistentemente activos tenían más probabilidades de dormir normal, mientras que los persistentemente inactivos tenían menos probabilidades de estar en esa categoría. En concreto, los más activos tenían un 55% más de probabilidades de tener un sueño normal, un 29% menos de tener un sueño corto (6 horas o menos) y un 52% más de probabilidades de tener un sueño prolongado (9 horas o más). Además, los investigadores también vieron que los que se volvieron activos en estos 10 años de estudio, aumentaron un 21% sus probabilidades de dormir normalmente frente a aquellos que permanecían persistentemente inactivos.
Tras estas conclusiones, los autores concluyen que: “Nuestros resultados están en línea con estudios anteriores que han demostrado el efecto beneficioso del ejercicio físico sobre los síntomas del insomnio, pero el estudio actual muestra además la importancia de la constancia en el ejercicio a lo largo del tiempo”.
Además, una de las fortalezas de este estudio es que se ha realizado durante 10 años por lo que “se puede decir que la constancia en la actividad física es un factor importante para optimizar la duración del sueño y reducir los síntomas del insomnio”. 
 

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas