29 mayo, 2024

La ONU aceptó el caso Arshak y exige medidas “urgentes” por la desaparición | Alberto Baños en aprietos y foco en la Policía de la Ciudad


El Comité contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas aceptó intervenir en el caso del policía porteño Arshak Karhanyan, de quien se perdió el rastro hace cinco años, y le dio plazo al Estado argentino hasta el 28 de marzo para adoptar medidas en base a sus recomendaciones, informarlas y dar cuenta de los resultados. Hay dos líneas de acción señaladas: una para la búsqueda del joven y la recolección de todos los elementos que puedan explicar lo ocurrido y otra para identificar a las personas que puedan estar involucradas en la desaparición. El documento pone énfasis en que se investigue a un grupo de agentes de  la Policía de la Ciudad de Buenos Aires. Una gran paradoja es que quien debería elaborar la respuesta en nombre del Estado Argentino es el exjuez Alberto Baños, actual secretario de Derechos Humanos, quien tramitó en su juzgado la causa por la desaparición del policía de 27 años hasta septiembre último, cuando renunció a la toga. Fue recusado por las irregularidades de la investigación, en la que se perdió prueba crucial, como el contenido del celular de Arshak y las cámaras de la Ciudad que hubieran permitido seguirle el rastro. Ambas medidas estaban a cargo de la policía porteña, a la que Baños le dio participación en la causa pese a que era parte interesada. Ni siquiera imputó a la última persona que vio al joven desaparecido en la puerta de su casa, un policía que había sido compañero suyo, Leonel Herba, a quien su pareja en una grabación le atribuye la desaparición. 

El Comité indica

El pedido ante el Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU fue presentado la semana pasada por Vardush, la mamá de Arshak representada por la Red Federal de Derechos Humanos, presidida por el exsecretario de derechos humanos, Horacio Pietragalla Corti. La respuesta no se demoró y el organismo internacional requirió “la acción urgente del Estado” argentino para “que adopte todas las medidas necesarias para buscar y localizar al Sr. Arshak Karhanyan y proteger su vida e integridad personal”. Vardush –Rosita en armenio– tiene pocas esperanzas de encontrarlo con vida, según ya le dijo a Pagina/12, pero quiere saber qué pasó y hallar a los responsables. El Comité indicó una “estrategia integral”, con un cronograma, “para la investigación exhaustiva e imparcial de su alegada desaparición forzada”.  Según el documento que firma Ibrahim Salama, jefe de la Subdivisión de Tratados de Derechos Humanos de la ONU, es imprescindible y clave que se analice “toda la información disponible incluido el contexto de ocurrencia de los hechos” y que se “garantice la competencia e independencia de los profesionales intervinientes”. Pidió “asegurar que la estrategia adoptada explore todas las hipótesis investigativas existentes en el caso, incluso el alegado involucramiento del Sr. Herba y de otros agentes de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires en la desaparición” y “en alegados actos de entorpecimiento de los procesos de búsqueda e investigación relacionados”.

Hechos y reclamos

Herba había sido compañero de Arshak en una división de la policía porteña llamada “Exposiciones”, que se ocupa allanar e incautar, por ejemplo, drogas. Al policía desparecido lo habían mandado un tiempo antes de su desaparición a la Comisaría Comunal 7B. Por las pocas cámaras rescatadas, se corroboró que el 24 de febrero de 2019 entre las 12.46 y las 13.23 hablaron en la puerta del edificio donde vivía Arshak en Caballito. No parecía una charla amable. Escucharon un audio juntos. Arshak estaba inquieto, se advertía tensión. Luego subió a su departamento, se cambió de ropa y salió sin celular, con sus documentos, la placa y el arma, que jamás se hallaron. Sacó plata de un cajero y fue a un Easy de la avenida Rivadavia, salió con una pala de pico en el mochila y en la última imagen se lo ve caminar hacia la calle Paysandú. Herba declaró como testigo algo inverosímil: que hablaban de un plan de ahorro para la compra de un auto. La policía porteña no guardó cámaras de ese día pedidas por el fiscal para analizar un radio de 500 metros respecto del supermercado, donde además vivía este policía. Sólo entregó cuatro cámaras. El área de Cibercrimen perdió la información del Iphone de Arshak, que quedó reseteado de fábrica. El Comité dijo que es necesario “investigar y sancionar cualquier alegación de actividad o intervención de las autoridades o instituciones nacionales que tendrían por objeto entorpecer la efectividad de los procesos de búsqueda del Sr. Karhanyan y de la investigación de su alegada desaparición forzada, incluso investigando las alegaciones según las cuales los agentes de la Policía de la Ciudad habrían causado la perdida de los datos conservados en el teléfono del Sr. Karhanyan, habrían descartado la mayoría de las filmaciones de las cámaras de seguridad, habrían ocultado información en el informe remitido al Juzgado, y habrían hecho presión para detener el allanamiento de varios sitios de la policía”. Sobre esto último, el fiscal Santiago Vismara había pedido múltiples allanamientos que el exjuez Baños frenó: dijo que la policía colaboraría. En el estado actual de la causa no hay imputados. El organismo pide “adoptar todas las medidas que sean necesarias para identificar a las personas perpetradoras de la alegada desaparición forzada del Sr. Karhanyan”. El nuevo juez de la causa, Martín Yadarola, tomó una medida relevante: ordenó un relevamiento de causas donde se denuncian cuerpos NN, sin identificación, para poderlos cotejar con el perfil genético de Arshak. Delegó ese cotejo al Equipo Argentino de Antropología Forense. A diferencia de Baños, recibió a Vardush. El Comité recordó que se debe dar participación e informar permanentemente a los familiares sobre la pesquisa. La legisladora de UxP Victoria Montenegro, una de las pocas dirigentes que ayudó a visibilizar el caso, acompañar a la familia e impulsar el esclarecimiento, celebró el pronunciamiento de la ONU: “Fueron cinco años de impunidad absoluta de los funcionarios que intervinieron (…). Lo celebro por su madre, que cinco años después sigue buscando la verdad y por la democracia porque no se puede naturalizar que entre los agentes de nuestra fuerza haya desaparecedores”. 

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas