20 junio, 2024

Lipoproteína (a): qué es este tipo de colesterol que afecta a 1 de cada 5 personas


El colesterol es un término que se usa para englobar a todas las células que circulan por el organismo y es necesario para la vida. Según la Sociedad Española de Cardiología, “el colesterol está presente en todas las células del cuerpo humano necesarias para el normal funcionamiento del organismo”. La mayor parte del colesterol se produce en el hígado, aunque también se obtiene a través de algunos alimentos. 
Cuando hablamos de colesterol, todo el mundo tiene en mente el LDL (de baja densidad) y el HDL (alta densidad) pero poca gente sabe que la sangre conduce el colesterol desde el intestino o el hígado hasta los órganos que lo necesitan y lo hace uniéndose a partículas llamadas lipoproteínas y que son esas lipoproteínas las que dan el nombre a los dos tipos de colesterol. En el LDL estas lipoproteínas se encargan de transportar nuevo colesterol desde el hígado a todas las células del organismo; y en el HDL se encargan de recoger el colesterol no utilizado y lo devuelven al hígado para su almacenamiento o excreción al exterior a través de la bilis. 
Lo que mucha gente tampoco sabe es que existe un tipo de lipoproteína (a) y que, como explica Mª Rosa Fernández Olmo, presidenta de la Asociación de Cardiología Preventiva de la SEC, “es un LDL al que se le añade una proteína, la apo (a), que le da unas características especiales, entre ellas que se herede y que intervenga en procesos proinflamatorios y protrombóticos, así como incrementar de forma precoz el riesgo de sufrir un infarto agudo de miocardio o accidente cerebral vascular isquémico”.  
Sin embargo, como detalla la especialista en cardiología, la lipoproteína (a) no responde a las estrategias típicas de reducción del colesterol LDL, como la dieta, el ejercicio físico o la medicación para reducir los lípidos. “La cantidad de lipoproteína (a) en sangre viene determinada genéticamente y varía poco a lo largo de la vida. Sabemos que una de cada cinco personas la tienen elevada”.

¿Cuándo está elevada la lipoproteína (a)?

Sabemos que está elevada la lipoproteína (a) cuando los niveles “están por encima de 50 mg/dl y es aquí cuando se sabe que empieza a aumentar el riesgo cardiovascular”, alerta Fernández Olmo. 
Es importante saber que, lamentablemente, la dieta y el ejercicio “no afectan a los niveles de lipoproteína (a) y que las opciones de tratamiento para reducirla son limitadas”, aunque, como informa la experta, “hay algunos ensayos clínicos en marcha en este sentido”. 
Por estos motivos, las guías de práctica clínica recomiendan “usar fármacos para bajar los niveles de colesterol LDL en todas aquellas personas con la lipoproteína (a) elevada”. Y es que, al no existir opciones para actuar directamente sobre la lipoproteína (a) el objetivo de los cardiólogos y especialistas es controlar el resto de los factores de riesgo cardiovascular y mantenerlos a raya. 
Por tanto, además de bajar los niveles de colesterol hay que tener en cuenta otras recomendaciones como:
Seguir una dieta equilibrada
 
Hacer ejercicio físico de intensidad moderada de forma regular
 
Evitar la obesidad y el sobrepeso.
 
No fumar
 
Controlar los niveles de presión arterial y de glucosa en sangre.

 La importancia de medir la lipoproteína (a)

La importancia de medir esta lipoproteína es clave porque una persona puede tener niveles de colesterol total normales y, aun así, tener elevada la lipoproteína (a), sin embargo, este parámetro no se mide de forma rutinaria en las analíticas. 
Además, en caso de que una persona tenga elevada la lipoproteína (a) “deberá comunicarlo a sus familiares (hermanos, padres, hijos) para que estos puedan hacerse un análisis y conocer su situación”, recomiendan los especialistas. 
A modo de ejemplo, para conocer la magnitud del problema y la importancia de analizar este parámetro, en la última reunión de la Asociación de Cardiología Preventiva de la SEC se llevó a cabo la determinación de la lipoproteína (a) de todos los asistentes como medida de concienciación entre los profesionales. De las 170 determinaciones (101 mujeres y 69 hombres), el 89% tenía la lipoproteína (a) por encima de 50 mg/dl y el 2,9% por encima de 90 mg/dl. 
 

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas