28 mayo, 2024

Nuevo fármaco para bajar de peso.

 

La obesidad se ha convertido con el transcurso del tiempo en una pandemia global, y Argentina lidera el podio regional de esta patología en adultos y niños. Esto explica en cierta forma el frenesí que provoca Wegoby para adelgazar, un inyectable que se coloca bajo estricto control médico y es para personas que padecen obesidad o sobrepeso superior a los 15 o 20 kilos.

El mayor interrogante y luego de ser aprobada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para adelgazar y que actualmente revoluciona el mercado farmacéutico contra la obesidad es ¿Cuándo estará disponible en el país?

Disponibilidad en el mercado argentino.

El laboratorio danés Novo Nordisk para dar cumplimiento en el país con la demanda prevista explicó que la droga semaglutida estará disponible en la Argentina en el plazo de los próximos 12 meses.

“No se espera la llegada de Wegovy para dentro de los próximos 12 meses. El incremento de la demanda global, por encima de las posibilidades de producción de la compañía, tiene que ver con esa demora. Se están haciendo todos los esfuerzos para resolverlo en el menor tiempo posible”, asegura el laboratorio.
Lo que implica que se deberá esperar por lo menos hasta agosto de 2024.

Los debates en cuanto al abastecimiento ocurren en otros grandes mercados como el de Estados Unidos, ya que su tratamiento es prolongado, implicando que a cada paciente s ele debe suministrar semanalmente el inyectable por lo menos por 6 meses.

La demora es a causa de las exigencias del mercado y la producción en tiempo y forma, representando un desafío para el laboratorio danés.

El blanco y el negro.

La autorización en la Argentina de Wegoby, la droga inyectable para adelgazar, ha planteado lo bueno y lo malo que implica este fármaco.

Es necesario ratificar la eficiencia y seguridad de la droga, como una de las nuevas fórmulas que se desarrollan en el mundo como alternativa terapéutica innovadora, bajo supervisión médica, para la reducción de peso. Su antecesora es la droga liraglutida (administración diaria).

La idea del uso y aprobación en el país es a causa del consumo de “off label” de Ozempic, es decir que se puede utilizar el medicamento para otro propósito para el que fue aprobado. En el país está aprobado Ozempic para tratar la diabetes tipo 2, pero se lo receta también para la obesidad.

“La semaglutida es un fármaco análogo, porque es parecido a algo que produce el cuerpo. En este caso, es la hormona GLP1 que la produce el cuerpo cuando la persona come. La hormona GLP1 regula el apetito. Cuando uno empieza a comer, al poco tiempo hace que uno deje de comer. El fármaco inyectable se aplica una vez por semana, a través de una inyección subcutánea, y no necesita ser administrado por personal de la salud, sino que lo hace el propio paciente. Tiene la misma lógica de la inyección de insulina, que viene en una jeringa que es autoadministrable”, explica el experto en obesidad Alberto Cormillot.

“En el caso de Wegovy, se empieza con una dosis más baja y después se la va aumentando, la dosificación es gradual, comenzando con una dosis de 0,25 mg y aumentando hasta alcanzar la dosis completa de 2,4 mg”, agrega el especialista.

Advertencia.

El especialista en obesidad advierte a la población que: “siempre me importa destacar que no es magia. La gente cree que se aplica la inyección y ya está y no es así. En cambio, si la persona asiste a la consulta con el especialista, se hará más fácil el tratamiento, pero requiere del acompañamiento del profesional indefectiblemente.

“Además de la correcta aplicación del fármaco, para bajar de peso de manera sana, se requiere la parte de alimentación y de actividad física, el manejo del estrés y descansar mejor. La gente aumenta de peso por múltiples razones: porque está comiendo más de lo que puede quemar, porque dejó de fumar, porque toma alguna medicación que la hace aumentar de peso porque está con mucho estrés, porque tiene desarreglo hormonal, por cuestiones genéticas, entre otros”, asevera Cormillot.

Aprobación en Argentina.

El uso de la semaglutida para adelgazar ganó popularidad en los últimos años en boca de las estrellas de Hollywood como las hermanas Kardashian. Se la considera como la “droga de Hollywood” por las recomendaciones de las celebridades y personalidades tan polémicas como Elon Musk.

Originalmente fue desarrollada para tratar la diabetes tipo 2 y comercializada bajo el nombre de Ozempic, siendo desarrollada también para tratar la obesidad bajo la presentación de Wegovy ya autorizada y comercializada en Estado Unidos, Europa y en varios países de Asia y Oceanía.

Como consecuencia de su popularidad, ahora el laboratorio tiene un obstáculo para garantizar el acceso a los pacientes: el crecimiento exponencial y el rápido del consumo en cada país donde fue aprobada.

Wegovy debe ser prescrito en conjunto con una dieta reducida en calorías y un régimen de actividad física para un control efectivo del peso.

La semaglutida, además de regular los noveles de glucosa, tiene influencia sobre el apetito, favoreciendo la pérdida de peso cuando se combinan con una dieta balanceada y ejercicio. Su mecanismo de acción es muy parecido al de la hormona humana GLP1, que posee un papel fundamental en la regulación del apetito y la saciedad.

Obesidad, epidemia global.

La obesidad es considerada mundialmente como una enfermedad multicausal, que ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial.

“Los problemas de salud relacionados con esta enfermedad representaron más de 5 millones de muertes a nivel mundial en 2019, y más de la mitad de estos decesos se produjeron entre personas menores de 70 años. Para 2030 se prevé que 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 7 hombres vivan con obesidad; es decir, con un Índice de Masa Corporal (IMC) igual o mayor a 30 kg/m2, lo que equivale a más de 1.000 millones de personas en todo el mundo”, expresa la OMS.

“En cuanto a la obesidad infantil, se estima que casi 400 millones de niños y niñas de todo el mundo padecerán obesidad en 2035. Es decir, casi 1 de cada 5. Es por ello que es urgente actuar en su prevención y tratamiento adecuados” agrega la Organización Mundial de la Salud.

Ventajas.

“La semaglutida es una droga muy buena porque tiene dos efectos, regula el apetito y regula la cantidad de azúcar que hay en la sangre. Tiene la propiedad de estimular al páncreas para que produzca más insulina”, explica Cormillot.

“Son muy pocos los efectos secundarios. Eventualmente puede producir náuseas o algún problema digestivo. La obesidad es una enfermedad crónica y las enfermedades crónicas requieren tratamiento crónico, el tratamiento viene para quedarse. Es igual que una persona hipertensa que se tiene que tratar durante el resto de su vida”, asegura el Médico.

Fuente: pipolnews.

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas