29 mayo, 2024

Qué debes hacer (y qué no) si tienes estos síntomas por un posible infarto


Hay dolores que llevan el nombre de enfermedades. “Infarto” en el caso de que sea en el pecho. Aunque no hay que ponerse alarmista, pues son variadas las causas por las que esta zona puede molestar, es cierto que se trata del principal síntoma de esta patología cardiovascular. 
“Suele localizarse en la cara anterior del pecho o en la zona del estómago, pudiendo extenderse a otras partes como la mandíbula, la cara anterior del cuello, los brazos o la espalda”, indica Raúl Moreno, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital La Paz. El especialista aclara que cuando un dolor cambia con la respiración o al presionar en la zona dolorida, “es muy raro que se trate de un infarto, puesto que en este el dolor no se modifica con estas maniobras”.
Asimismo, agrega que si la persona está sufriendo una angina de pecho, el dolor dura sólo unos minutos. En cambio, no desaparece cuando es un infarto. “Acompañando al dolor, puede haber otros síntomas muy variados, como dificultad para respirar, mareo, sudoración o náuseas y vómitos”, explica.
Aunque no siempre, hay veces que ya hay síntomas de un infarto días antes de que este se produzca. Manuel Anguita, portavoz de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), comenta que puede haber episodios de angina de pecho previa, “un malestar no tan característico que va y viene”; y lamenta que, como estas señales pueden ser debidas a muchos otros motivos, no se les hace demasiado caso. 
Por tanto, “si una persona que tiene algún factor de riesgo cardiovascular (diabetes, tabaco, hipertensión arterial o elevación del colesterol) tiene un dolor en el pecho o en la parte alta del abdomen que no se modifica con la respiración ni al presionar en la zona dolorida, tiene que acudir inmediatamente al médico, puesto que podría tratarse de una angina de pecho (si el dolor desaparece en unos minutos) o de un infarto de miocardio (si no se quita el dolor)”, resume Moreno. 

¿Cómo actuar en caso de infarto?

Los expertos consultados por CuídatePlus coinciden en que, ante la más mínima sospecha de infarto, hay que acudir o llamar inmediatamente al médico y no quedarse en casa. Además, es importante no hacer esfuerzos. Según Moreno, “el riesgo inmediato más grave del infarto es que aparezca de repente una arritmia cardiaca grave que pueda producir muerte súbita”. En caso de que el médico sospeche de que se trate de un infarto, continúa el experto, “monitorizará el ritmo cardiaco si tiene medios para ello y enviará al paciente al hospital más cercano con la posibilidad de realizar un cateterismo cardiaco a cualquier hora del día, puesto que el tratamiento más eficaz del infarto es abrir la arteria coronaria obstruida a través de un catéter”. 
Cuanto antes se consiga abrir la arteria coronaria, más pequeño será el infarto y más probabilidades hay de que el paciente sobreviva. “Actualmente, las posibilidades de que un paciente con infarto que acude pronto al hospital para realizarse un cateterismo urgente sobreviva son superiores al 95%”, apunta el cardiólogo.

¿Debo tomar una aspirina si estoy sufriendo un infarto? 

En la mayor parte de los casos, el infarto se produce porque se forma un coágulo en el interior de una arteria del corazón. Por tanto, la aspirina es eficaz ante la sospecha de esta afección. 
“De hecho, es de lo primero que se hace cuando al hacer un electrocardiograma, el paciente presenta una alteración característica de un infarto o de una angina de pecho inestable. Se le da una dosis de carga de 300 miligramos”, señala Anguita. La aspirina tiene efectos antiagregantes que puede ayudar a que se disuelva el coágulo. 

¿Qué hacer si vemos a alguien sufriendo un infarto?

Cuando sea otra persona la que sufre un infarto, es importante acompañar al paciente en todo momento “porque si presenta repentinamente una arritmia mortal, habrá que realizar maniobras de reanimación cardiaca para intentar salvarle la vida”, advierte Moreno.
Asimismo, hay que llamar al servicio de emergencias para que puedan monitorizar el ritmo cardiaco y trasladar al paciente a un hospital para la realización de un cateterismo urgente.

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas