28 mayo, 2024

“Quiero que como escena apuntemos para Brasil y tratemos de entrar de la manera que sea’




Axel Caram productor musical, referente del RKT.// Foto Cris Sille El productor musical Axel Caram, uno de los arquitectos musicales del sonido del RKT mejor conocido como turreo, está convencido de que la escena argentina debe intentar “entrar de la manera que sea a Brasil” para “volverse viral” en otras latitudes, al conversar con Télam sobre su recorrido con las sesiones “al cuadrado” que terminaron de conectarlo con estrellas de la música urbana como Feid y Sky Rompiendo y de perfilar su búsqueda hacia una fusión con el “funky carioca” que emergió desde las favelas de Río de Janeiro.Caram, quien asegura que el ciclo quedará cerrado cuando llegue su décima entrega, cuenta hasta la fecha con ocho producciones y el aporte de artistas como Salastkabrón y Peipper, Tirri La Roca, Rodrii Ortiz, entre otros que se prestaron también a los videos “minimalistas” rodados en un set cúbico y de poca luz que montó dentro de una zona de campo.“Desde el principio me propuse hacer solamente diez sesiones y presentarlas con un estilo minimalista. Quería arrancar así esta nueva etapa como productor. Al principio muchos artistas no te dan mucho interés hasta que lo tuyo funciona y yo ya iba por esta línea de hacer algo con artistas que sean emergentes, entonces fui por ahí”, contó sobre esos primeros pasos que dio en el 2022, año en el que también fichó para Black Koi, el sello fundado por el productor colombiano Sky Rompiendo, colaborador de artistas como J Balvin y Karol G.La “Sesion 6”, que tuvo de invitado a Peipper, terminó de explotar el algoritmo de las redes sociales cuando la estrella puertorriqueña Feid subió a su cuenta de TikTok un video bailándola: “Estuvo guardada un año antes de salir. Para ese tiempo, Peipper estaba empezando, no tenía ni equipo de trabajo. La hicimos, pasó un año y después pasó lo que pasó”, comentó.“Cuando vi lo de Feid al principio me pareció algo bastante loco, pero después empecé a intuir que había sido obra de Sky (Rompiendo). Lo llamé y me dijo que sí, que se la había mandado a Feid pero que él, por su cuenta, había hecho lo de TikTok. Que se la había mandado en onda ‘escuchate esto’”, comentó sobre aquella repercusión internacional.En tiempo de descuento para cerrar este ciclo musical, Caram asegura que fue recién con esa canción que pudo dar con un estilo que lo distinguiera de otros productores: “No buscaba un sonido sino algo que me identificara. Encontré mi esencia en esa sexta sesión, a partir de ahí supe lo que iba a hacer. El funky carioca era un ritmo que escucho desde hace mucho tiempo”.“De vacaciones en Brasil me terminé de convencer de que tenía que apostar por pegar una canción así en Argentina. Allá, en todos lados sonaba eso. En una barbería, en un supermercado. Sólo sonaba música brasilera. A donde iba nunca sonaba ni J Balvin ni ningún otro artista internacional pegado. Estaban escuchando eso, que es como el RKT de su cultura”, comentó el productor argentino. Foto Cris Sille Y dentro de esa cultura musical hecha en casa, hay un nombre indiscutido, el de Matías Emmanuel, mejor conocido como DJ KBZ, uno de los padres del RKT: “Si no fuera por lo que él hizo en su momento, yo no me hubiera interesado tanto en la música. Él es mi mentor. Al principio empecé a copiarlo a él, tanto que al final se terminó armando una enemistad, pero después nos hicimos amigos. Me abrió demasiadas puertas”, recordó sobre sus años como DJ Axelito.Fue justamente a su ídolo a quien empezó a mandarle algunos de los remixes, un terreno en el que empezó a afilarse desde los 13 hasta los 17 años: “Me puse de novio y cerré todas mis redes. No había rastros de mí, pero seguía haciendo música de vez en cuando y se la mandaba a Matías, que empezó a sacarlas y a ponerlas en los boliches”.Ya bajo el nombre de Axel Caram, quiso meterse en el mundo de la producción de música electrónica pero “no fue ni para adelante ni para atrás”, entonces dio marcha atrás para seguir experimentando dentro de la evolución del RKT con remixes que terminaban capitalizando en las pistas otros djs: “En ese momento eran como remixes ‘wachiturros’ y no hablábamos de ‘cachengue’. Empecé a hacer algo un poco más rápido, con melodías, un piano, un acordeón. Y empezó a pegar”, comentó.-¿Cómo empezó tu relación artística con Fer Palacios? ¿Y qué pensas de su aporte al negocio de la música y al mundo de los djs?
-Yo me había posicionado en el mundo del remix. Una de las personas que siempre me pedía temas era él. Yo tenía la mejor con todos los djs, con cualquiera que me escribiera. Si les gustaba un tema, se lo pasaba por Facebook. Cuando lo conocí todavía no estaban con él Alan (Gómez) ni tampoco DJ Román. Ferpa marcó un antes y un después: a partir de ahí todos los djs tuvimos que abrir un poco más los ojos y entender el mercado. Yo trabajaba todos los fines de semana y no quería saber nada con tener que filmarme, porque yo cobraba todos los fines de semana. No me interesaba lo otro, en cambio Fer vio todo ese negocio y empezó a mostrar en las redes lo que hacía como dj. Fue el pionero en eso y en base a eso, empezó a salpicar para varios lados. Por ahí yo hoy hago sesiones como las “al cuadrado” gracias a que él empezó a filmarse, pero en aquel momento lo ayudé varias veces. Él lo que hizo fue fusionar un montón de cosas: se le metió algo en la cabeza y lo llevó a cabo. Supo tener a dos pibes ahí que le hicieran remixes de una manera que él quería. Él fue como el productor que miraba todo.- Estuviste cerca de aquella primera escuela de RKT y a la vez hoy sos parte de su evolución ¿Qué ves a futuro en relación a todas las nuevas fusiones que fueron apareciendo?
– Lo que viene ahora es el funky. Lo de Peipper fue un batacazo tan inesperado. Últimamente me están llegando muchos mensajes de gente brasilera que me pide permiso para usar los temas. No entiendo nada, entonces lo traduzco con Google. Es buenísimo; yo estoy muy confiado que el camino que viene es por el lado del funky carioca. Creo que si los que están pegados en el RKT como Callejero Fino y Alejo Isakk se ponen a hacer temas así, con videos como los que se hacen allá, van a volverse virales sí o sí no solamente en Argentina. Quiero que como escena apuntemos para Brasil y tratemos de entrar a ese mercado de la manera que sea. Ya empezó a mezclarse con muchos ritmos: Emilia acaba de sacar una artista brasilera que está súper pegada. Es un hecho. Me gustaría que todos lo hicieran porque para mí es lo que se viene. Foto Cris Sille – ¿Qué viene después de que cierres tus sesiones “al cuadrado”?
– La sesión diez va a ser como un epílogo, se termina un capítulo de algo. Lo que viene no lo voy a contar ahora porque me gusta sacar cosas y que sorprendan, pero tengo pensado hacer muchas cosas como productor, aprovechando también el aval de Sky Rompiendo y de Black Koi. Quiero hacer cosas con artistas de afuera.-¿Vas a producir artistas de Black Koi?
-Por ahora me siento un primerizo, soy un pollito. No me gustaría acercarme todavía a un artista grande teniendo solamente un año como productor y con una canción que acaba de pegar hace un par de meses. Aprendí un montón de cosas pero para poder llegar a la altura de un artista grande siento que todavía me tengo que preparar. Prefiero hacer cosas siempre con emergentes y tratar de explotar con ellos. Con Sky ya tuvimos varias charlas y estoy haciendo trámites para poder viajar y trabajar en Colombia. Él a veces me dice que me anime a hacerle una pista a Anitta, pero para mí sería una locura trabajar con la artista número uno de Brasil. Necesito tiempo todavía, pero cada cosa va a llegar en su debido momento. Feid me dice que ‘cuándo le voy a mandar un beat’, pero le dije que me diera tiempo hasta que me haga más profesional. De acá a un par de meses, tengo música por sacar con la que espero llegar a esos niveles.



Source link

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas