20 junio, 2024

Quimioterapia preventiva o adyuvante: así es el tratamiento al que se somete Kate Middleton


La quimioterapia es el término que utiliza para hablar de los “fármacos empleados en el tratamiento de las enfermedades neoplásicas o cancerígenas que tienen como función el impedir la reproducción de las células cancerosas”. Así lo explican Carmen Guillén Ponce, oncóloga en el Hospital Universitario Ramón y Cajal, y María José Molina Garrido, oncóloga en el Hospital General Virgen de la Luz, en Cuenca, ambas miembros de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). 
En la actualidad existen más de 50 fármacos antineoplásicos distintos, “que se pueden emplear solos o en combinación”. Además, estos medicamentos “son factibles las combinaciones con determinados fármacos dirigidos, como anticuerpos monoclonales, e incluso con la inmunoterapia”, señalan las oncólogas. Su elección dependerá del “tipo de tumor, de su localización, del estadio tumoral, del estado general del paciente, de su comorbilidad, de las características “geriátricas” del individuo”. 
Aunque se han hecho avances significativos en el desarrollo de la quimioterapia del cáncer, la realidad es que  la quimioterapia tiene una gran limitación: su escasa especificidad. por lo que afecta a otras células y tejidos normales del organismo, sobre todo si se encuentran en división activa.

Tipos de quimioterapia en función de su función

Es importante señalar que “la quimioterapia para el tratamiento del cáncer se suele combinar con cirugía y radioterapia, de manera que el mejor abordaje del tratamiento es el multidisciplinar”, tal y como informan las oncólogas. 
Los tipos de quimioterapia se pueden dividir en función de muchos factores, pero si se atiende a la funcionalidad, existen 5 tipos:
Adyuvante o preventiva
 
Neoadyuvante
 
De inducción o conversión
 
Radioquimioterapia concomitante
 
Quimioterapia paliativa. 
En cuanto a la quimioterapia adyuvante o preventiva, según explican las oncólogas, “se administra generalmente después de un tratamiento principal como es la cirugía, para disminuir la incidencia de diseminación a distancia del cáncer”. La identificación de una población de pacientes que son candidatos a tratamiento adyuvante se basa en los datos disponibles sobre su riesgo de recurrencia tras un tratamiento local solo. Actualmente, la quimioterapia adyuvante se considera el estándar de tratamiento para muchos tipos de tumores, incluyendo el cáncer de mama o el cáncer de colon en estadios precoces.

Efectos secundarios de la quimioterapia

Ana Blasco y Cristina Caballero, ambas del Servicio de Oncología Médica del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia y miembros de SEOM, recuerdan que “los efectos secundarios producen gran temor en los pacientes, aunque en la mayoría de los casos son más soportables de lo esperado”.
Las expertas recuerdan que no todas las personas experimentan todos los efectos secundarios, ni en el mismo grado, incluso “en un porcentaje importante de pacientes éstos son leves o incluso inexistentes”.
La mayoría de los efectos secundarios desaparecen gradualmente después de que termina el tratamiento, aunque en ocasiones  pueden producir daños permanentes.
Así, los efectos secundarios más comunes son los que aparecen de manera inmediata  o precoz:
Caída del cabello
 
Náuseas y vómitos.
 
Cansancio.
 
Anemia.
 
Infección.
 
Dermatitis o acné
 
Aparición de moraduras
 
Disminución del apetito y pérdida de peso
 
Llagas en la boca
 
Sequedad de piel
 
Cansancio. El cansancio asociado al cáncer o astenia se define como la sensación de agotamiento físico, emocional y mental persistente, pudiendo estar producido por la propia enfermedad o por sus tratamientos. 

¿Cuándo hay que acudir a urgencias durante la quimioterapia?

A lo largo del tratamiento con quimioterapia, entre ciclo y ciclo, pueden aparecen síntomas que se deben consultar con el médico de forma urgente como:
• Fiebre por encima de los 38º C, sobre todo si se acompaña de tos con expectoración purulenta, fatiga, dolor o hemorragia al orinar, inflamación de la zona del catéter o cualquier otro síntoma asociado con deterioro de su situación general.
• Aparición de hematomas y/o hemorragias sin traumatismo previo o traumatismo mínimo.
• Pérdida de fuerza o sensibilidad en un brazo o pierna de forma súbita.
• Vómitos o diarrea importantes y persistentes que no ceden con el tratamiento médico.
• Mucositis que le impida ingerir alimentos blandos o incluso líquidos.
 

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas