19 abril, 2024
El tiempo - Tutiempo.net

Rusia prepara ahora su propio bombardero “next gen”, el Tupolev PAK DA

El concepto de bombardero estratégico ha estado en escena desde la Primera Guerra Mundial y, ciertamente, ha evolucionando notablemente con el paso del tiempo. Al principio se utilizaban aviones comerciales reconvertidos en bombarderos, como Sikorsky Ilya Muromets de origen ruso, e incluso dirigibles, como el conocido Zepelín alemán. En la actualidad, no obstante, hablamos de aeronaves (grandes y pequeñas) con capacidad supersónica diseñadas para, entre otras cosas, realizar ataques nucleares.

La guerra moderna, caracterizada por el uso de tecnología avanzada, drones, ciberataques e incluso una posibles militarización del espacio, no ha acabado con los bombarderos. Al contrario. Las principales potencias del planeta en términos bélicos están apostando por este tipo de activo, que tiene un rol cada vez más importante a la hora de poner en marcha estrategia de disuasión con componentes independientes y redundantes, es decir, garantizar la capacidad de respuesta a través de múltiples vías.

EEUU, China y Rusia apuestan por los bombarderos

Estados Unidos, China y Rusia cuentan actualmente con bombarderos, pero los tres países están trabajando para poner en marcha en las filas de defensa de su país una nueva generación de aeronaves estratégicas. Washington desarrolla el Northrop Grumman B-21 Raider para reemplazar a los Rockwell B-1 Lancer y Northrop Grumman B-2 Spirit, China se prepara para desplegar en 2025 al Xian H-20, un bombardero que sustituirá al actual Xian H-6, un activo construido bajo licencia basado en el Tupolev Tu-16.

Rusia, por su parte, se ha enfocado en el Tupolev PAK DA, el sucesor del  Tupolev Tu-95 introducido en 1956. Se trata de un proyecto significativo dado que no se basa en aviones previamente desarrollados. Al menos, según explican desde la oficina de diseño Tupolev PJSC, será un avión completamente nuevo. Esto permitirá añadir una serie de capacidades que, en caso de basarse en una plataforma existente, no sería posible, aunque los detalles técnicos sobre el futuro bombardero son limitados.

Long Range Strike Facebook

B-21 Raider

El bombardero de nueva generación ruso se desprende del programa PAK DA, que tiene como finalidad crear una plataforma de vuelo de largo alcance. Los primeros pasos del proyecto se dieron en 2009, cuando el Ministerio de Defensa de Rusia y Tupolev firmaron un convenio de tres años para desarrollo e investigación del programa PAK DA, recoge lenta.ru. El equipo de Tupolev adelantó en ese momento que necesitaría tiempo para desarrollar el proyecto, ya que se tendrían que abordar muchas cuestiones.

Para la compañía, no se trataba solo de crear un bombardero, sino que crear una base científica y técnica en relación esa misión para utilizar nuevos materiales y tecnologías. Y para ello, sería necesario emprender estudios de aerodinámica, fuerza y demás. El proyecto avanzó aparentemente a buen ritmo hasta que en 2012 se completó el diseño inicial de la aeronave. Después de una revisión, este fue aprobado en 2013, lo que permitió que Tupolev pudiera emprender la siguiente etapa del proyecto.

H 20

Xian H-20

En 2019, finalmente fue aprobado el diseño final y, teniendo en cuenta sus características, se anunció que no solo reemplazaría al Tu-160, sino también a los Tu-22M3 y Tu-95 actualmente en servicio. Un año más tare, recoge RG, empezó la fabricación del primer prototipo de PAK DA, aunque desafortunadamente no hay fotografías de este avance. Sin embargo, las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia han dado algunos detalles del proyecto, y otros han sido sugeridos por los expertos. Veamos.

El bombardero también será un interceptor capaz de abatir en el aire a otros bombarderos

Anatoly Zhikharev, el comandante de aviación de largo alcance de la mencionada rama de las fuerzas rusas, ha dicho que el avión debe ser capaz de utilizar “todo tipo de armamento”, estar preparado para la guerra electrónico y llegar acompañado de lo último en sistemas de comunicación y sigilo. Se espera que el avión, además de cumplir la función de bombardero, pueda cumplir el rol de interceptor de largo alcance, es decir, que tenga la capacidad de abatir en el aire a bombarderos enemigos.

Todavía no está claro qué compañía se encargará de diseñar y fabricar los motores, aunque los analistas sugieren que esta tarea ha sido asumida por Kuznetsov, que tiene un largo historial en producción de sistemas de propulsión espacial, entre ellos, los de los vehículos de lanzamiento Soyuz y Soyuz-2. Cabe señalar, eso sí, que Kuznetsov es una de las tantas empresas afectadas por las sanciones internacionales impulsadas después de la invasión de Ucrania por parte de Rusia iniciada en febrero de 2022.

El TF-8A cambió la aviación comercial para siempre. La culpa fue del "perfil aerodinámico supercrítico"

En relación a las otras características, el bombardero permitiría una carga útil de 35 toneladas y un peso máximo de despegue de 145 toneladas. Sería capaz de alcanzar una autonomía de 15.000 kilómetros y de llevar bombas especiales, misiles de crucero, misiles antibuque, bombas de precisión y armas hipersónicas. Todo sería controlado por una tripulación máxima de cuatro personas. Si todo sale de acuerdo a lo planeado, el primer vuelo debería llevarse a cabo en 2025 para una posterior puesta en servicio en 2027.

Imágenes: Ministerio de Defensa de Rusia (Representación artística del Tupolev PAK DA) | Northrop Grumman | Toutiao (Representación artística del Xian H-20)

En Xataka: La aviación ha logrado un hito sostenible: el primer vuelo de un avión eléctrico con hidrógeno líquido

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas