28 mayo, 2024

Sierra Space ya tiene su primer avión comercial para carga Dream Chaser

Si todo va según lo previsto, en abril de 2024 la compañía Sierra Space dará un paso crucial en su ambicioso empeño por “redefinir los viajes espaciales”. Su nuevo avión de carga Dream Chaser despegará en su primer vuelo a la Estación Espacial Internacional, el gran laboratorio orbital que se encargará de reabastecer gracias a un contrato con la NASA. No es extraño que el calendario de estreno de una nave acabe alterándose, pero la compañía aeroespacial con sede en Colorado, EEUU, ha querido caldear la expectación. ¿Cómo? Presentando su primer Dream Chaser, una aeronave con un nombre que es toda una declaración de intenciones: Tenacity.

Sierra Space lo califican ya como un hito en la industria.

Con ustedes, Tenacity. A bombo y platillo y con foto de grupo incluida. Así presentó Sierra Space hace unos días su nueva nave Tenacity, el primer avión espacial de la flota Dream Chaeser. El vehículo está lo suficientemente avanzado como para que sus responsables hayan decidido mostrarlo en sus instalaciones de Louisville, en Colorado, y pasarlo a la siguiente fase para su puesta a punto.

“Está completo y se enviará a las instalaciones de pruebas Neil Armstrong de la NASA en Ohio paralas pruebas ambientales en las próximas semanas”, asegura la empresa. Por delante, la nave Tenacity tiene siete misiones de carga hacia y desde la Estación Espacial Internacional (ISS) durante las que deberá transportar suministros, como alimentos y agua, además de experimentos científicos.

Y aunque Sierra Space no habla de fechas concretas en su último comunicado sobre Tenacy, sí señala que su proveedor de lanzamiento, United Launch Alliance (ULA), pondrá en órbita el Dream Chaser en “el segundo cohete Vulcan Centaur”. Aviation Week precisa que ese segundo lanzamiento se espera para abril.

F97yheoaoaagizj

F48gju5awaaniod

Tras la estela del transbordador. Así lo plantea Sierra Space, que se refiere a Tenacity como “el sucesor espiritual no tripulado del transbordador espacial“, si bien con diferencias importantes. “Con sus nueve metros de longitud representa cerca de una cuarta parte de la longitud total de los orbitadores del transbordador espacial”, precisa. A modo de referencia, el emblemático Discovery, que completó 39 misiones orbitales entre 1984 y 2012, medía 24,3 m x 17,7 m x 38 m.

La ficha técnica. El volumen presurizado de Tenacity es de 33 metros cúbicos, incluyendo tanto el avión como el módulo de carga, una característica que según sus creadores facilitará su maniobrabilidad, lo hará más sostenible y le permitirá realizar además aterrizajes suaves de 1,5 g en pista “ideales para cargas frágiles”, apostilla. No son los únicos datos desgranados por la firma estadounidense.

Sierra Space precisa que puede replegarse, lo que lo hace compatible con “una amplia variedad de vehículos de lanzamiento” —como Vulcan Centaur—; incorpora propulsores propios y que con el Shooting Star puede transportar unos 5.500 kilos de carga. Al final de las misiones ese módulo se desecha para acabar quemado en la atmósfera. En su primera misión a la Estación Espacial Internacional se prevé que el Tenacity aterrice en la base del transbordador espacial de la NASA.

Al menos 15 misiones. Otro de los datos que ha deslizado Sierra Space durante la presentación de Tenacity. La compañía asegura que su diseño Dream Chaser es capaz de soportar temperaturas muy elevadas durante los reingersos y permanecer “frío al tacto” unos minutos después del aterrizaje. Su sistema de vuelo autónomo garantiza además —sostiene la empresa— una vida útil de al menos 15 misiones. “Marca un avance monumental en el transporte espacial”, subraya.

El primero de su tipo. Tenacity es el primer avión de la nueva flota de Sierra Space, pero la compañía va más allá de ese hito y reivindica el valor del concepto de Dream Chaser. “Es un salto adelante en la tecnología espacial, anuncio como el único avión espacial comercial del mundo con capacidad de aterrizaje”, presume.

Tenacity es un DC-100, un modelo de nave de carga no tripulado, pero la firma estadounidense tiene más proyectos, como el módulo accesorio Shooting Star; o el DC-200, un avión espacial tripulado que aspira ir un paso más allá y transportar tripulación hacia y desde la ISS y otros destinos en la órbita terrestre baja.

Captando el interés de la NASA. “La versátil flota de aviones espaciales Dream Chaser está meticulosamente diseñada para facilitar el transporte de carga y, en el futuro, de tripulación a la órbita terrestre baja (LEO)”, detalla la compañía.

Por lo pronto ya ha logrado que la NASA la seleccione para las labores de reabastecimiento de la Estación Espacial Internacional. En 2022 la agencia informaba de 32 misiones con ese propósito: 15 para SpaceX, 14 para Northrop Gruman y otras tres para Sierra Space. Hace unos meses la NASA mostraba su intención de extender los acuerdos hasta el final de la ISS, previsto para 2030.

Imágenes y vídeos: Sierra Space y Sierra Space (X)

En Xataka: ¿Podemos procrear en el espacio? Los japoneses acaban de dar el primer paso con embriones de ratón

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas