19 abril, 2024
El tiempo - Tutiempo.net

¿Cuál es la peor postura para dormir si tienes apnea o fragmentación del sueño?


Según datos de la Federación Española de Sociedades de Medicina del Sueño, un 10% de la población española (más de 4 millones de personas) presenta algún trastorno del sueño y otro 30% (más de 12 millones) se despierta con la sensación de no haber tenido un sueño reparador o finaliza el día muy cansado.
A pesar de que el sueño de calidad es un elemento esencial de la salud, como lo son también la nutrición y el ejercicio físico, entre otros factores, cuyo conocimiento está mejor asentado entre la población, los expertos destacan que el sueño y las consecuencias de su deprivación aún no reciben la importancia que merecen.

Periodo de especial vulnerabilidad para la respiración

Uno de los muchos aspectos interesantes a tener en cuenta en relación con el sueño es que representa un periodo de especial vulnerabilidad para la respiración, ya que durante el mismo se producen modificaciones en las características y el control de la ventilación que provocan el deterioro de determinadas patologías respiratorias como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el asma o los trastornos de hipoventilación y, por otra parte, favorecen la aparición de determinados trastornos, como la apnea obstructiva del sueño (AOS).

Entre un 6 y un 8% de la población presenta apnea del sueño

Entre un 6 y un 8% de la población española se calcula que presenta apnea del sueño, un síndrome sobre cuya vinculación con patología cardiovascular, siniestralidad laboral y de tráfico y cáncer se han publicado numerosos estudios. Se trata de un trastorno potencialmente grave en el que la respiración se detiene y vuelve a comenzar repetidas veces.

Postura más desaconsejada

De las tres posturas que podemos elegir para dormir, es decir, boca arriba (decúbito supino), boca abajo (decúbito prono) y lateral, la primera es “claramente la más desaconsejada” cuando se padecen trastornos respiratorios relacionados con el sueño, según destaca Carlos Egea, presidente de la Federación Española de Sociedades de Medicina del Sueño (Fesmes),  coordinador de la Alianza Española del Sueño y jefe de Neumología y Unidad del Sueño de la Organización Sanitaria Integrada (OSI) de Álava.

Estrechamiento de la vía aérea

Y es que esta postura es la que condiciona en mayor medida la pérdida de tensión en los músculos de la garganta y la lengua, llevando al estrechamiento de la vía aérea, “de modo que se reduce significativamente la circunferencia de entrada de aire”.
El síndrome de apnea del sueño se caracteriza por la obstrucción repetitiva de la vía aérea superior a nivel faríngeo durante el sueño con el cese completo del flujo aéreo (apnea) o parcial (hipoapnea). 

Momento más crítico del sueño

El estrechamiento de la vía aérea que se puede producir con más frecuencia en la postura de decúbito supino “se relaciona con el momento más crítico del sueño, sobre todo, en la fase REM, aunque puede aparecer en todo el ciclo del sueño y condiciona su fragmentación”, explica Egea.
Y es que cada apnea o interrupción de la respiración provoca un despertar eléctrico cerebral para activar los músculos que estaban desactivados, de modo que “nos saca a la situación de despierto o vigilia, para evitar un cese continuo de la respiración. De ese despertar, cuando es inferior a 5 segundos, no tenemos por qué ser conscientes”, indica el doctor Egea.

Señal de finalización de la apnea

Una señal de finalización de la apnea suele ser un ruido gutural fuerte, provocado por la entrada de aire de forma repentina, como un ronquido más fuerte de lo habitual.
Este colapso de la vía aérea por relajación de la musculatura puede producirse en todas las posiciones pero es mucho más frecuentemente en la de decúbito supino, explica Ana Teijeira Azcona, especialista en Neurofisiología Clínica en el Hospital Universitario de Toledo y el Hospital Quirónsalud, en esa misma ciudad, y quien es coordinadora de los actos que se organizan en España con motivo del Día Mundial del Sueño.

Qué postura adoptar cuando nos disponemos a dormir

Por eso la recomendación para las personas que sufren apnea del sueño es tratar de evitar esta postura y para ello es conveniente que opten por otra postura cuando se disponen a dormir, ya que “aunque la postura en la que pasamos buena parte de la noche la adquirimos de forma involuntaria, cuando estamos despiertos de alguna forma vamos educando al cuerpo sobre cuál es la postura en la que queremos estar”, explica Teijeira.

Cuándo estaría aconsejado dormir boca arriba

Dormir boca arriba sí sería la postura aconsejada, matiza esta especialista, en caso puntual de mucha congestión nasal, dado que favorece la respiración cuando el organismo sufre las consecuencias de una infección vírica respiratoria, situación en la que es recomendable también la utilización de alguna almohada extra para conseguir que la cabeza esté más elevada que el resto del cuerpo. “Así se consigue aliviar ese malestar provocado por la respiración dificultosa”, señala esta especialista.

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas