20 junio, 2024

Descubre el ejercicio que te ayuda a reducir chepa, crecer centímetros y fortalecer el abdomen


La mayoría de las personas no tiene una postura erguida. Por lo general, tenemos cierta curvatura en la espalda que nos hace andar encogidos y, por consiguiente, parecer menos altos. Normalmente esta curvatura suele ser ligera y puede corregirse fácilmente con ejercicios de estiramiento o simplemente tomando conciencia de que estamos en esa postura y sacar pecho llevando los hombros hacia atrás.
Sin embargo, hay casos en los que la curvatura o la chepa es exagerada, es lo que se denomina cifosis. En el caso de las personas mayores, esta cifosis se debe a la debilidad de los huesos de la columna vertebral que hace que se fracturen y compriman. Por este y por otros muchos motivos, los ejercicios de fuerza en la edad adulta son clave para prevenir problemas de este tipo. Si ya existe la cifosis también se pueden hacer ejercicios concretos que ayuden poco a poco a mejorar la postura, estirar y a reducir la ligera chepa. 

Ejercicio paso a paso 

En este vídeo nuestro entrenador personal nos explica un sencillo ejercicio que puedes hacer para reducir la chepa y ganar centímetros, además es un gran ejercicio para fortalecer el abdomen y va a mejorar mucho el tono muscular de esta zona abdominal.
Este ejercicio promueve la movilidad de la parrilla costal y la creación de una elongación del cráneo al coxis. Se basa en el patrón de la marcha, es decir, que hay que seguir el movimiento que hacemos cuando caminamos. De esta forma rehabilitamos la postura y hacemos que nuestro cuerpo esté más estirado, recto y, por tanto, más alto. 
Para su ejecución no necesitas nada, solo tu propio cuerpo. 
Lo primero que hay que hacer es ponerse en posición de cuadrupedia, es decir, en posición de cuatro patas o del gato. 
 
En esta posición, hay que apoyar los antebrazos en el suelo y empujar el suelo con las manos pero sin despegar los antebrazos. En todo momento hay que mantener la espalda recta, sin encorvarla.
 
El ejercicio consiste en respirar profundamente cogiendo aire por la nariz y soltandolo por la boca. 
 
Este es el primer nivel. 
 
En el segundo nivel, el ejercicio consiste en estirar una de las piernas y elevarla, no mucho, lo justo para no arquear la espalda. 
 
En esta posición, el siguiente paso es estirar el brazo contrario también hacia atrás y mantener la posición y la respiración profunda, sin arquear la espalda. 
 
Hay que hacer el ejercicio con ambos brazos y piernas, es decir, cambiando de lado cada 20 o 30 respiraciones. 
 
En este nivel, además de estirar la espalda y mejorar nuestra posición al andar o al estar recto, fortalecemos y tonificamos la zona abdominal. 
 

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas