28 mayo, 2024

Estos son los factores de riesgo del cáncer de páncreas, según Harvard


El adenocarcinoma ductal de páncreas (que representa más del 80% de todos los cánceres pancreáticos), no se encuentra entre los tumores malignos más frecuentes, pero sí es uno de los más letales. En España mueren al año más de 7.600 personas por este tumor, que supone la tercera causa de muerte por cáncer. Tiene una de las tasas de supervivencia global más bajas de todos los cánceres: inferior al 10% a los 5 años del diagnóstico.
El motivo de esta gran letalidad: la mayoría de los casos se detectan en fases muy avanzadas, en las que los tratamientos disponibles no son eficaces. Los esfuerzos se centran en varias vertientes: conocer mejor los mecanismos biológicos implicados para diseñar terapias más efectivas y avanzar en la prevención y la detección precoz.
Hay que tener en cuenta que los síntomas más evidentes aparecen cuando el cáncer ya ha llegado a un punto de desarrollo en el que el margen terapéutico es muy escaso. No obstante, a pesar de que en buena parte de los casos son signos y síntomas inespecíficos y tardíos, los especialistas consideran fundamental que la población los conozca. Entre otros, cabe destacar la pérdida de peso no explicada, dolor abdominal con frecuencia irradiado hacia la espalda, síntomas digestivos de nueva aparición (cambio en el ritmo intestinal, náuseas, vómitos, diarrea), trombosis venosa profunda, depresión, pancreatitis aguda de causa no identificada, astenia…

Principales factores de riesgo

El conocimiento de los factores de riesgo supone, hoy por hoy, una de las mejores estrategias para identificar a aquellas personas que tienen mayor probabilidad de desarrollar un carcinoma ductal pancreático y adoptar, siempre que sea posible, medidas preventivas o de vigilancia mediante técnicas de imagen médica.
Según informa el Brigham and Women’s Hospital, adscrito a la Escuela de Medicina de Harvard, “ciertos factores pueden aumentar las posibilidades de desarrollar cáncer de páncreas, aunque estos factores no causan cáncer directamente”. Por eso, algunas personas nunca desarrollarán este tipo de tumor aunque presenten múltiples factores de riesgo, mientras que otras que no tienen ninguno de ellos sí lo desarrollarán. Además, hay que tener en cuenta que algunos de estos factores de riesgo no se pueden modificar, como la edad o el riesgo genético (pero permiten aumentar la vigilancia) y otros sí, cómo el hábito de fumar. La institución estadounidense enumera los siguientes factores:
 
Edad. El cáncer pancreático es poco frecuente antes de los 45 años de edad. La mayoría de los afectados tienen más de 65 años en el momento del diagnóstico.
 
Sexo. Los hombres tienen más probabilidades de desarrollar este tipo de cáncer.
 
Raza. En una sociedad multiétnica como la estadounidense, los estudios revelan que los afroamericanos y los judíos askenazís tienen más riesgo que las personas de otras razas.     
 
Tabaco. Fumar cigarrillos y, en general, el consumo de tabaco en todas sus formas incrementa el riesgo de cáncer pancreático. Así lo han constatado diversos estudios.
 
Obesidad. Las personas con obesidad o sobrepeso tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de páncreas y de morir por esta causa. 
 
Diabetes. Los pacientes con una diabetes de largo desarrollo, especialmente diabetes tipo 2, tienen una mayor probabilidad de padecer cáncer pancreático. 
 
Pancreatitis crónica. La inflamación del páncreas a largo plazo se ha vinculado también a un mayor peligro de sufrir tumores malignos en este órgano. 
 
Cirrosis. Aunque se trata de una enfermedad hepática, la cirrosis causada por hepatitis o consumo excesivo de alcohol también se relaciona con el cáncer pancreático.
 
Antecedentes familiares. Las personas con algún familiar cercano afectado por cáncer de páncreas tienen un mayor riesgo de sufrirlo también. No obstante, conviene aclarar que la mayoría de las personas afectadas no tienen antecedentes familiares de esta enfermedad.     
 
Síndromes genéticos hereditarios. Algunos síndromes que afectan a genes concretos y son hereditarios confieren una mayor predisposición a padecer cáncer de páncreas. Entre ellos se encuentran la pancreatitis hereditaria y los síndromes de Lynch y de Peutz-Jeghers. También existen cánceres hereditarios de mama y ovario, así como algunos tipos de melanoma, vinculados a un mayor riesgo de cáncer de páncreas.
 
Infección por Helicobacter pylori. Esta bacteria que infecta el estómago, causa úlceras y, de manera más infrecuente, provoca cáncer de estómago, también incrementa, aunque en menor medida, la probabilidad de tumores pancreáticos. 
 
Exposición a determinadas sustancias, especialmente en el lugar de trabajo. Se trata de algunos tintes, pesticidas y productos de limpieza que se han relacionado con un incremento de este tipo de cáncer. 
Existen otros factores de riesgo cuya relación con el cáncer de páncreas aún no está bien definida. Según la Sociedad Americana de Cáncer, entre ellos se encuentra la alimentación, es decir, las dietas ricas en carnes rojas y procesadas, grasas azucaradas y bebidas azucaradas.
Asimismo, algunos estudios científicos sugieren que el sedentarismo o la actividad física insuficiente podría aumentar el riesgo, pero aún no se pueden considerar totalmente concluyentes los resultados obtenidos. Lo que sí parece más claro es que practicar ejercicio de forma habitual contribuye a reducir el peligro.
Por otro lado, algunos estudios realizados hace bastante tiempo indicaban que el café podría incrementar el riesgo, pero los estudios más recientes no lo han confirmado. En cuanto al alcohol, hay indicios de que podría estar implicado en una mayor probabilidad de sufrir este cáncer, pero los resultados no son tan concluyentes como en el caso del cáncer hepático.

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas