29 mayo, 2024

Los problemas de fertilidad aumentan el riesgo de sufrir cáncer, según un nuevo estudio


La relación entre el cáncer y la infertilidad ha sido de sobra abordada, pero sólo en una dirección. Aquella que apunta hacia cómo ciertos tumores y sus tratamientos pueden afectar a la capacidad de tener un hijo. Sin embargo, poco se ha ahondado en la cuestión contraria: si los problemas de fertilidad pueden aumentar el riesgo de sufrir cáncer.
Ahora, una nueva investigación publicada en la revista Human Reproduction ha concluido que tanto los hombres con estas dificultades como sus familiares tienen una mayor probabilidad de desarrollar diversos tipos de cáncer y a una edad más temprana. El riesgo y el tipo de tumor variaron mucho dependiendo de si los varones tenían un número bajo de espermatozoides (oligozoospérmico) o ninguno (azoospérmico).   
Los autores del estudio, dirigidos por Joemy Ramsay, de la Universidad de Utah, recogieron los resultados de análisis de semen entre 1996 y 2017 de 786 hombres y los compararon con información de 5.674 varones fértiles que tuvieron al menos un hijo. Además, recopilaron datos de parientes de primer, segundo y tercer grado.   
“Es un estudio muy interesante, que analiza más de 300.000 pacientes con datos recogidos hace más de 50 años”, declara a SMC Saturnino Luján, urólogo en el Hospital Politécnic i Universitari La Fe de Valencia y en la clínica IVI (Instituto Valenciano de Infertilidad). El experto indica que existen estudios que ya han examinado la relación entre la infertilidad en el hombre y la posibilidad de padecer diferentes tipos de cáncer, como el testicular. Sin embargo, “los autores van más allá y analizan no sólo el riesgo para el paciente, sino para la descendencia de estos pacientes”.
Entre los hombres con fertilidad, 426 eran azoospérmicos y 360, oligozoospérmicos. Sobre el primer grupo, los investigadores observaron un mayor riesgo en cinco tipos de cáncer (tanto en estos hombres como en sus familias): cáncer de huesos y articulaciones (un aumento del 156%), cánceres de tejidos blandos como los sarcomas (56%), de útero (27%), linfoma de Hodgkin (60%) y de tiroides (54%). 
Por su parte, los hombres con un número bajo de espermatozoides tenían un mayor riesgo de padecer cáncer de colon (en concreto, del 16%), de huesos y articulaciones (143%) y de cáncer testicular (134%). Asimismo, también se encontró que el riesgo de cáncer de esófago se reducía un 61%.

Resultados encaminados a mejorar la prevención precoz

“Nuestro estudio identificó varios patrones únicos de riesgo de cáncer en familias de hombres con baja fertilidad. Cuando los miembros de la familia comparten patrones de riesgo de cáncer, sugiere que tienen comportamientos genéticos, ambientales o de salud en común. Las exposiciones genéticas y ambientales también pueden actuar juntas para aumentar el riesgo de cáncer”, destaca Ramsay en un comunicado de prensa. 
El experto detalla que al encontrar grupos de familias con patrones de riesgo de cáncer similares, “podemos mejorar nuestra comprensión de los mecanismos biológicos tanto del cáncer como de la infertilidad. Nos ayudará a evaluar el riesgo de cáncer para las familias y proporcionar un mejor asesoramiento a los pacientes”. Una visión que comparte Luján: “Las implicaciones de este estudio serían las de informar a los familiares sobre este potencial riesgo y promover estudios de prevención precoz de procesos oncológicos”. 
Por último, el urólogo comenta que la principal limitación de esta investigación es que no se analiza la presencia de factores de riesgo para desarrollar tumores como serían la obesidad, el tabaquismo o el contacto con tóxicos ambientales. Además, apunta que las hipótesis que apoyan este mayor riesgo de cáncer en pacientes con infertilidad y en sus descendientes son “mutaciones genéticas heredables, factores ambientales de riesgo o una combinación de ambas”.

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas