16 abril, 2024
El tiempo - Tutiempo.net

Madrid tendrá un circuito de F1 en un PAU. Aunque no lo parezca, es el sueño húmedo de la FIA

Madrid tendrá Gran Premio de Fórmula 1. Lo tendrá desde 2026 hasta 2035, según lo anunciado esta mañana en un evento en IFEMA, punto neurálgico de la cita. De momento, queda por desvelar qué sucederá con Montmeló. La nueva cita ha sido presentada como Gran Premio de España, nombre que ahora mismo lleva la carrera en el trazado catalán y con la que debería compartir calendario en 2026.

Sea como sea, la nueva cita en el calendario de la Fórmula 1 confirma todos los rumores. Hace meses que Relevo adelantó el posible trazado, que sorprendió porque este giraría alrededor de IFEMA, espacio donde se llevan a cabo todas las ferias temporales de la ciudad pero que ya jugaba con todos los ingredientes por los que está optando la Fórmula 1 en los últimos años.

El deporte está llenando el calendario de citas con trazados urbanos. En los últimos años, la Fórmula 1 está huyendo de los circuitos permanentes para llevar los monoplazas a las calles. Este año el calendario tiene las siguientes citas urbanas.

Yeda (Arabia Saudí)
Albert Park (Australia)
Miami (Estados Unidos)
Mónaco (Mónaco)
Montreal (Canadá)
Bakú (Azerbayán)
Singapur (Singapur)
Las Vegas (Estados Unidos)
Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos)

Pero, además, la Fórmula 1 también ha querido abrirse al gran público. Considerada la máxima categoría en monoplazas, el deporte siempre ha sido visto como un evento rodeado de lujo, que ha atraído a todo tipo de celebridades. En los últimos años, sin embargo, se ha ido rodeando de accesorios que busquen hacer más atractivo el deporte, transformando la cita del fin de semana en un cúmulo de opciones de ocio que giran alrededor del circuito.

Y con un deporte que ha crecido tanto en su logística, los nuevos circuitos urbanos han tenido que huir del centro de las ciudades o, por el contrario, optar por aquellas que (además de pagar un altísimo canon) también pueden ofrecer avenidas gigantescas, enormes espacios dedicados exclusivamente al transporte en coche a diario para poder acoger un circuito en su interior.

El sueño cochista

Para contextualizar mejor de lo que hablamos, sólo hay que echar un ojo a la anchura de los circuitos de Australia (Albert Park) o Canadá (Gilles Villeneuve en Montreal) y compararlos con los de Singapur o Abu Dhabi, que ya llevan más de una década en el Calendario. Las estrecheces de los dos primeros, comparados con los segundos (por no hablar del siempre controvertido Gran Premio de Mónaco) son evidentes.

Sólo Bakú, y en algunos espacios concretos como la subida al castillo, es una excepción. A falta de espacios más anchos que permitan más adelantamientos en las curvas, el circuito de Azerbayán necesitó tirar de enormes rectas para favorecerlos.

De las necesidades que se han ido creando alrededor de las máximas categorías del automovilismo saben bien en Pau (Francia), donde han visto cómo el circuito de su Gran Premio urbano se ha ido quedando pequeño con el paso del tiempo y ha terminado por arrojar la toalla para el próximo 2024.

Todos los circuitos urbanos que se han ido añadiendo en los últimos años han seguido esta última línea. Construidos sobre ciudades de reciente creación, como el mencionado Yas Marina, en espacios pensados exclusivamente para el ocio y los desplazamientos en coche, como el Marina Bay en Singapur o Las Vegas, o en las afueras de la ciudad, como Miami y ahora será Madrid.

Estos dos últimos casos comparten muchas similitudes. Cuentan con avenidas enormes para dar cobijo a los monoplazas, un centro logístico (el estadio de los Miami Dolphin e IFEMA) y un enorme espacio con el que jugar para cerrar el circuito y adaptarlo a los requisitos de la FIA, así como para crear curvas artificiales que no tienen cabida utilizando exclusivamente el entorno urbano.

Miami

Aquí se celebra el Gran Premio de Miami

Hace tiempo que la Fórmula 1 no puede ya pasar por el centro de una ciudad como Madrid. Todo lo que gira a su alrededor necesita de una logística tan grande que no hay espacio en el interior de las urbes europeas. La solución pasa por mandar el circuito a un PAU donde “no causará inconvenientes en el día a día de todos los madrileños”, en palabras de la propia Isabel Díaz-Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, durante la presentación del evento.

Cada Gran Premio de Fórmula 1 en un entorno urbano de este tipo se ha centrado en promocionar la ciudad desde la lejanía. No hay un gran decorado alrededor como en Mónaco alrededor, así que sólo queda confiar en situarlo junto a un gran estadio o recintos deportivos de otro tipo para conectar los nombres de grandes equipos con el evento y contar con una explanada donde llevar a cabo conciertos y otro tipo de actividades de ocio.

Gehhe9nwiaa5hbt

Cartel promocional de la Fórmula 1 asegurando que el 90% de los asistentes llegarán al circuito en transporte público

Durante todo el evento, desde los representantes de la FIA hasta los dirigentes madrileños, se ha hecho hincapié en las facilidades que tendrán los asistentes para llegar al circuito en transporte público. En la presentación se ha recalcado la cercanía del aeropuerto, conectado por Metro, y la cercanía en este tipo de transporte y en taxi al centro de la ciudad.

Sin embargo, el transporte público es una de las grandes pegas de este tipo de nuevas construcciones, donde proliferan avenidas sobredimensionadas, de hasta cuatro y cinco carriles por sentido, donde todo queda lejos andando y donde el transporte público es escaso y está mal conectado.

Hemos pasado un día dentro de la F1: así es la vida en el paddock en el año del cambio

Si bien IFEMA cuenta con una parada de metro en la puerta, el resto del barrio se ha quejado en repetidas ocasiones de la falta de transporte público, que ha terminado por obligar a las instituciones a incluir el llamado Bus Rapid, andando todo queda tremendamente lejos (el diámetro de una rotonda en el norte de Madrid es mayor que toda la extensión de la Puerta del Sol) y circular en bicicleta o patinete hasta la estación más cercana es un peligro en calles que, en la práctica, son autopistas donde se han disparado los accidentes.

El nuevo circuito madrileño tendrá que lidiar con la gestión del transporte público y el desplazamiento de miles de espectadores. El barrio ya conoce los problemas que esto supone, con el Mad Cool encabezando las críticas de los vecinos. Ahora tendrán que dar servicio para una extensión de terreno mucho mayor.

En Xataka | Madrid ya tiene su primer diseño del hipotético circuito de F1. Sólo sabemos una cosa: será caro caro caro

Foto |

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas