20 junio, 2024

Messi, Machine Gun Kelly… ¿qué riesgos conllevan los tatuajes blackout?


Basta con googlear “tatuaje” para que la pantalla se transforme en un sinfín de animales, flores, figuras geométricas, palabras, fechas… Las creaciones que ofrece la tinta sobre la piel son infinitas. De entre todas ellas, hay un estilo cuya popularidad ha crecido en los últimos años: los tatuajes blackout, es decir, aquellos que recubren por completo de tinta negra una zona específica del cuerpo. Algunas celebridades que lo llevan son el jugador de fútbol Leo Messi (en la pierna) y, más recientemente, el rapero Machine Gun Kelly, quien sorprendió a sus seguidores oscureciéndose el torso por razones espirituales. 
Pero, ¿qué riesgos para la piel conllevan los blackout? En principio, “los mismos que cualquier tatuaje”, afirma a CuídatePlus la dermatóloga Lorea Bagazgoitia. Eso sí, la experta indica que en estos casos se dificulta aún más la detección de patologías cutáneas: “Al modificar la coloración de la piel se complica el diagnóstico de ciertas enfermedades que pudieran surgir sobre la zona, pues no se podría percibir la rojez, por ejemplo”. 
Bagazgoitia aclara que si se trata de una afección general, se pueden explorar otras zonas. “Si es localizada en el tatuaje, el diagnóstico puede ser más dificultoso, aunque no imposible”, expresa. En cualquier caso, la especialista subraya que, desde el punto de vista dermatológico, “está desaconsejado tatuar lunares, cosa que la mayoría de tatuadores tiene bastante claro”. Cuando el tatuaje se realiza sobre un lunar, la exploración se complica bastante porque “no podemos evaluar la lesión con dermatoscopia, la técnica que utilizamos para diferenciar lunares (benigno) de melanomas (maligno)”. 

Efectos secundarios de los tatuajes

Se calcula que un 30% de la población de entre 20 y 40 años en España se ha realizado al menos un tatuaje, una práctica en aumento, según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). 
“Si bien los efectos adversos derivados de los tatuajes son poco frecuentes y representan un porcentaje muy bajo en la clínica diaria, es importante prestar atención a las reacciones que se pueden presentar en los días sucesivos e incluso con el transcurso de los años”, remarca Donís Muñoz Borrás, dermatólogo de la Clínica de Dermatología Médico-Estética del Dr. Donís Muñoz. 
El experto tranquiliza y afirma que, siempre que se practiquen en un centro homologado, “los tatuajes se realizan con suficientes garantías higiénico-sanitarias”. Entre los efectos secundarios, Muñoz señala que las reacciones inflamatorias pueden aparecer en cualquier color de tinta, aunque en un 80% de los casos son provocadas por la roja. 
Estas reacciones se manifiestan a través de la hinchazón y prurito intenso, con hormigueo o irritación de la piel, algo que provoca el deseo de rascarse en la zona tatuada. La ulceración de la piel tampoco es excepcional, cuadro en el que “es fundamental requerir la atención por parte de los dermatólogos”, advierte. 

Tatuajes, ¿mayor riesgo de cáncer de piel?

En el momento en el que una persona se realiza un tatuaje, buena parte de la tinta alojada en la dermis viaja hacia los ganglios y otros órganos del sistema linfático. Sin embargo, desde la AEDV aclaran que hasta el momento no existen evidencias de que la presencia de estos pigmentos en los ganglios linfáticos ocasione algún tipo de patología, a pesar de las altas concentraciones de hidrocarburos policíclicos aromáticos (PHA) que se encuentran en ellos.
“Una cosa es que se haya visto este efecto, es decir, que los PHA se acumulen en los ganglios y otra muy distinta es que existan evidencias científicas de que ello se cumpla y generen un efecto negativo sobre ellos”, tranquiliza Muñoz.
Acerca de si los tatuajes incrementan el riesgo de desarrollar cáncer, el dermatólogo explica que las tintas negras son potencialmente cancerígenas por su alto contenido en PHA, pero añade que no hay datos que demuestren que ello genere más casos de cáncer. “Las tintas negras se vienen empleando desde hace 4.000 años, prácticamente no han cambiado su composición y se elaboran a partir del carbón. Existen culturas, como las maoríes, que llevan el 80% de su cuerpo cubierto de tatuajes y no se ha visto que tengan mayor incidencia de cáncer”, agrega Muñoz. 

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas