19 abril, 2024
El tiempo - Tutiempo.net

Accidentes caseros, ¿qué hacer ante un golpe, herida o quemadura?


Los primeros auxilios son un conjunto de técnicas y actuaciones para atender de forma inmediata a una persona que ha sufrido un accidente. En torno a ellos, giran una gran variedad de mitos y errores que impiden a menudo abordar la lesión sufrida. Natalia Llanas, enfermera escolar del Consejo General de Enfermería, explica cómo actuar ante un accidente, en este caso, doméstico. 
Lo hace en el marco de la séptima edición del Programa Educativo en Salud, dirigido a los más pequeños y organizado por CuídatePlus en colaboración con Fundación Viatris y avalado por la Dirección General de Bilingüismo y Calidad de la Enseñanza, de la Consejería de Educación, Ciencia y Universidades de la Comunidad de Madrid. “Los accidentes domésticos pueden le pueden ocurrir a cualquier persona. Caídas, intoxicaciones, quemaduras, asfixias, golpes… es muy importante adquirir información para minimizar las consecuencias”, advierte Llanas. 
Acerca de este proyecto educativo, Silvia Domínguez, enfermera del Instituto Español de Investigación Enfermera del Consejo General de Enfermería, recuerda que está dirigido a niños de 5º y 6º de Primaria para promover la prevención y educación en salud. “Es necesario y útil, ya que fomenta los hábitos saludables y conciencia acerca de la importancia del autocuidado desde la infancia”, valora. 

Qué hacer para curar las heridas

Ante una herida, Llanas apunta cuáles son los pasos a seguir:
Lavarse las manos, tanto antes como después de hacer la cura.
 
Limpiar la herida con suero fisiológico y, si no hay, con agua y jabón. Es conveniente limpiar de adentro hacia fuera para que no quede suciedad.
 
Aplicar una gasa (o, en su defecto, un trapo limpio de casa) con una solución antiséptica (clorhexidina) sobre la lesión.
 
Informar a los adultos de lo que ha ocurrido.
Llanas señala que no se debe utilizar en estos casos algodón, agua oxigenada o alcohol. Tampoco pomadas, polvos ni remedios caseros. 

Hemorragia nasal: la cabeza hacia atrás, nunca

En caso de sufrir una hemorragia nasal, es necesario saber que no hay que inclinar la cabeza hacia atrás, un error que se suele cometer. “Si echamos la cabeza hacia atrás, la sangre va a seguir saliendo y nos la vamos a tragar”, afirma Llanas. Por eso, continúa, hay que impulsar la cabeza hacia delante y hacer presión durante 10 minutos en la nariz. 

Traumatismos: frío para golpes y caídas

Los traumatismos son caídas o golpes que pueden causar fracturas, esguinces, contusiones o luxaciones (cuando el hueso sale de la articulación). La enfermera expresa que, ante los golpes graves, hay que llamar siempre al 112. Si se trata de traumatismos leves, hay que aplicar frío durante 10 minutos con, por ejemplo, hielo envuelto en un paño.
Llanas destaca que no se debe utilizar en estos casos pomadas o analgésicos y que tampoco hay que sumergir la zona afectada en agua caliente: “Nunca se aplica calor en un golpe”, informa. 

Cómo actuar ante las quemaduras leves

En los casos de quemaduras leves, lo primero es apartar la zona herida de la fuente de calor para poner “la quemadura a refrescar a chorro con agua fría durante 10 o 15 minutos”, resalta la enfermera. A continuación, se cubre la lesión con un trapo limpio y se avisa a un adulto de lo sucedido. 
“No utilizamos algodón, esparadrapo y no se pinchan ni se rompen las posibles ampollas. Tampoco se usa pasta dentífrica. No hay que aplicar nada, solo agua”, insiste la especialista, quien agrega que si la quemadura se produce con ropa encima, esta no se retira. 

¿Cuáles son los imprescindibles de un botiquín de primeros auxilios?

Sobre qué no debe faltar en un botiquín de primeros auxilios, Domínguez responde que uno básico debe constar de lo siguiente:
Gasas estériles.
 
Esparadrapo y/o apósitos.
 
Vendas.
 
Antisépticos (clorhexidina o povidona yodada). 

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas