19 abril, 2024
El tiempo - Tutiempo.net

para qué sirve, cómo se hace y dónde se entrega


El plan de parto es un documento en el que las mujeres embarazadas pueden plasmar sus preferencias, expectativas y necesidades en relación al proceso de nacimiento de su bebé. En él pueden expresar cuestiones cómo el tipo de analgesia por el que se decantan, la postura durante el parto o la persona que quieren que les acompañe. El objetivo es conseguir un parto humanizado. Hay determinadas prácticas que se realizan por inercia y que, aunque no lleguen a constituir violencia obstétrica, son innecesarias.
Hablar de parto humanizado parece redundante, pero es la forma con la que se designa el deseo de muchas mujeres a tener un proceso que respete al máximo su autonomía e intimidad y sea lo más natural posible, es decir, con el mínimo intervencionismo médico. Se trata de un acto fisiológico en el que, si todo va bien, como sucede en la mayoría de los casos, no hacen falta grandes medios. 
Un parto natural no requiere, por lo tanto, ni cesárea, ni episiotomía, ni otros tipos de intervención, pero no siempre se puede dar a luz de forma normal. A veces es preciso recurrir a estos procedimientos para salvar la vida de la madre y el bebé. A este respecto, según se recoge en el documento tipo elaborado por el Ministerio de Sanidad, “un plan de parto no tiene como objetivo planificar el desarrollo del parto y nacimiento”. Si en algún momento surgen circunstancias imprevisibles, “el personal sanitario aconsejará la intervención más oportuna, y la realizará tras informar adecuadamente y pedir el consentimiento”. El resto de cuidados y buenas prácticas “se seguirán realizando según las recomendaciones de las guías de evidencia y protocolos, así como de las preferencias expresadas por la mujer en su plan de parto”.

Cómo hacer un plan de parto

Para redactar un plan de parto no es necesario partir de cero. Además del texto estándar de Sanidad, las comunidades autónomas disponen de sus propios documentos para facilitar la expresión de las preferencias al dar a luz. También hay diversas asociaciones relacionadas con la humanización del parto que han elaborado diversos modelos de solicitud. Asimismo, cada vez más hospitales -tanto públicos como privados- disponen de sus propios planes de parto, que se pueden consultar y descargar a través de internet. Esta última opción permite adaptar la solicitud a las opciones e instalaciones de las que dispone el centro elegido para dar a luz.
Todos los formularios reflejan los diferentes aspectos en los que la embarazada puede expresar sus preferencias, desde que ingresa en el hospital hasta que es dada de alta. A continuación exponemos los principales puntos que se suelen consignar.

Acompañamiento

Una de las primeras cosas que es aconsejable incluir en el plan de parto es quién será la persona que acompañe a la mujer durante todo el proceso del nacimiento. Puede ser el marido, la pareja, etc. Asimismo, la embarazada puede dejar constancia de aquellas personas que no desea que estén con ella en el parto.

Lugar o espacio físico

Se pueden expresar las preferencias sobre los espacios físicos donde se quiere permanecer durante las distintas fases del parto (dilatación, expulsivo…), pero hay que tener en cuenta las instalaciones de las que dispone cada hospital. Por ejemplo, el uso del agua durante el trabajo de parto tiene múltiples beneficios para la gestante: mejor control del dolor, relajación, mayor movilidad, flotabilidad y mayor satisfacción. Sin embargo, no todos los hospitales disponen de una bañera de partos para que la embarazada que cumpla los criterios y lo desee pueda utilizarla durante su proceso. 

Ropa

La mujer puede decantarse por utilizar su propia ropa o la que le proporcione el hospital.

Intimidad y atención sanitaria

Con el fin de salvaguardar su intimidad, la embarazada puede solicitar que solo estén presentes los profesionales indispensables y que, en el caso de que el hospital cuente con sanitarios en formación, actúen siempre con su previo conocimiento y autorización. Asimismo, puede pedir que, en la medida de lo posible, la asista siempre el mismo personal, salvo que la organización del trabajo lo impida. 

Enema

Si la gestante no quiere que le administren enemas antes o durante el parto, puede hacerlo constar porque, en realidad, se trata de una práctica que no se aconseja efectuar de forma rutinaria. En algunos casos excepcionales sí está indicado, pero entonces se le deberá informar del motivo y solicitar su consentimiento.

Rasurado del vello genital

Tampoco es necesario el rasurado del vello genital, por lo que no está de más recordarlo en el plan de parto.

Beber líquidos durante la dilatación

Durante la fase de dilatación se pueden ingerir líquidos como agua, infusiones o zumo.

Lugar y posición durante el parto

Se pueden adoptar diversas posturas durante el parto (acostada, de pie, en cuclillas…) y también hay diferentes lugares por los que se puede optar (cama, taburete, silla de parto vertical…). Además de en el momento de dar a luz, se pueden expresar por adelantado en el plan de parto las preferencias en estos aspectos.

Movilidad 

Es aconsejable caminar durante la dilatación y muchas mujeres desean hacerlo a su aire, mientras que otras prefieren que los profesionales les orienten sobre las mejores posturas en cada momento. También se pueden pedir distintos materiales de apoyo (pelotas, bolsas de calor…).

Tratamiento y manejo del dolor

Hay diferentes formas de tratar el dolor durante el parto: analgesia farmacológica, anestesia epidural y otros tipos de anestesia. Estas son algunas de las preferencias que se suelen exponer en los planes de parto:
Deseo analgesia epidural caminando.
 
Deseo analgesia epidural lo antes posible.
 
No deseo analgesia epidural: deseo utilizar otros métodos alternativos y material de apoyo.
 
De entrada, no deseo epidural, prefiero empezar con otros métodos alternativos, pero no descarto su uso.
 
Deseo decidir el método de alivio del dolor en el momento del parto.
 
No deseo que se me ofrezca ningún tipo de analgesia farmacológica, salvo que yo lo solicite

Monitorización fetal

La monitorización del estado del feto se puede realizar de diferentes formas. Por ejemplo, con periodos o ventanas en las que se interrumpa, siempre y cuando la evolución del parto sea satisfactoria. Por otra parte, es posible condicionar el deseo de monitorización continua si se permite la movilidad de la embarazada.

Tactos vaginales

Las guías sobre parto normal recomiendan realizar el mínimo posible de tactos vaginales para evaluar la evolución del parto y siempre se debe pedir el consentimiento de la mujer. Este aspecto se puede recordar en el documento de preferencias.

Medicamentos para acelerar el parto

La administración sistemática de medicamentos para acelerar el parto (oxitocina u otros) no está recomendada. En caso necesario, se informará a la mujer y se solicitará su consentimiento. 

Vía venosa

Aunque en muchos hospitales se sigue haciendo de forma rutinaria, la canalización de una vía venosa no es imprescindible en el parto normal. Además, en caso de que vaya a ser necesaria, se puede mantener sin estar conectada a un sistema de goteo, con el fin de permitir la movilidad durante el parto hasta que sea indispensable conectarla.

Sondaje vesical

Tampoco es preciso colocar una sonda en la vejiga durante un parto normal. 

Rotura de la bolsa

Algo similar se puede decir de la rotura artificial de la bolsa que envuelve y protege al bebé: se rompe de forma espontánea y no es necesario hacerlo de forma artificial. En los casos excepcionales en los que sea preciso, se deberá informar a la mujer y demandar su consentimiento.

Pujos durante el expulsivo

Algunas mujeres prefieren hacer pujos (esfuerzo de empujar durante la salida del bebé) espontáneos y no dirigidos durante el expulsivo, mientras que otras se decantan por seguir las indicaciones de los profesionales. Hay que tener en cuenta que en un parto normal se deben realizar cuando la mujer siente la necesidad de hacerlo y la dilatación es completa. Sin embargo, en algunos casos puede ser aconsejable la orientación de los sanitarios, como por ejemplo cuando se ha administrado analgesia epidural, que produce una disminución tanto de la sensibilidad como del deseo de empujar.

Episiotomía

El corte que se realiza en el periné, denominado episiotomía, no se debe realizar de forma rutinaria por las complicaciones que puede ocasionar. La embarazada puede recordar este punto en su plan de parto y especificar que solo se practique si es estrictamente necesario, previa información.

Parto instrumental y cesárea

Cuando el parto se complica, puede ser necesario el uso de instrumental -como fórceps, ventosa o espátula-  o la práctica de una cesárea. En determinados casos, esta última es la única opción recomendada de entrada. Pero incluso en estas ocasiones la mujer puede expresar sus preferencias sobre cuestiones como quién quiere que le acompañe o quién realizará contacto inmediato piel con piel si ella no se encuentra en condiciones de efectuarlo (por ejemplo, porque se le ha tenido que administrar anestesia general).  

Alumbramiento de la placenta

Según expone el Ministerio de Sanidad, las actuales guías de práctica clínica aconsejan ayudar a la salida de la placenta con masajes e inyección de medicamentos. No obstante, aclara que “la mujer debe recibir información sobre ventajas e inconvenientes” de esta forma de proceder y, en todo caso, “el alumbramiento espontáneo o fisiológico es una opción si la mujer lo solicita”.

Corte del cordón umbilical

El cordón umbilical se corta cuando ya ha dejado de latir, salvo que exista alguna circunstancia justificada que haga necesario realizarlo antes. Se puede solicitar que sea la pareja o acompañante de la madre quien lo corte. Asimismo, es posible donar la sangre del cordón para que se pueda utilizar en trasplantes de progenitores hematopoyéticos.

Contacto piel con piel

El contacto piel con piel de la madre con su hijo tras el parto es una práctica muy beneficiosa para ambos. La mujer puede pedir que se realice de forma inmediata. 

Realización de pruebas de cribado al recién nacido

Se puede solicitar que las pruebas de cribado neonatal (como la conocida como prueba del talón, el cribado auditivo al alta y el cribado de cardiopatía congénita por pulsioximetría) se realicen en presencia de la madre, padre o acompañante.

Administración de vacunas y vitamina K

El método de administración más frecuente de vitamina K al recién nacido para la prevención de hemorragias es la vía intramuscular. Al igual que la administración de las primeras vacunas, puede posponerse y hacerse manteniendo el contacto piel con piel, con el fin de reducir las molestias del bebé. Además, existe la posibilidad de administrar la vitamina K de forma oral, pero debe realizarse siguiendo estrictamente la pauta prescrita. 

Alimentación del recién nacido

En el plan de parto se puede especificar si se optará por la lactancia materna o artificial o bien se tomará la decisión cuando llegue el momento. Asimismo, en algunos hospitales ofrecen la posibilidad de contactar con asociaciones de apoyo a la lactancia materna solicitándolo a través de este documento. 

Dónde y cuándo presentar el documento de plan de parto

El documento de plan de parto se puede presentar en el registro del hospital, en el servicio de atención al paciente o por vía administrativa (solo en los hospitales públicos), solicitando que se incorpore a la historia clínica. 
En algunos hospitales existe una dirección de correo electrónico para que se envíen los planes de parto cumplimentados. 
Se recomienda repasar el contenido del documento con la matrona y el médico que estén realizando el seguimiento del embarazo, con el fin de valorar las preferencias que no pueden ser satisfechas y por qué. 
Respecto a cuándo elaborar y entregar el plan, puede ser en cualquier momento, pero Sanidad recomienda redactarlo y presentarlo entre las semanas 28 y 32.
La gestante podrá modificar sus preferencias en el momento del parto. Asimismo, es aconsejable que lleve consigo una copia del plan ese día.

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas