20 abril, 2024
El tiempo - Tutiempo.net

Sexualidad tántrica o cómo disfrutar con la piel – Revista Para Ti

Tras la divulgación de la noticia que afirma que Javier Milei está en pareja con Fátima Flórez, sus declaraciones previas acerca del sexo tántrico volvieron a estar en el centro de la opinión pública. Para saber más sobre esta práctica, consultamos a la sexóloga Analía Lilian Pereyra, quien en esta columna explica de qué se trata.

Nacido en India, el Tantra es considerado la máxima expresión de la experiencia yóguica. En él se consideran las múltiples formas mediante las cuales cada persona puede lograr el mayor conocimiento de sí por medio de la energía sexual.

Quien conoce la realidad del cuerpo, conoce la realidad del Universo, dice un proverbio tántrico.

¿Pero qué es esto del Tantra y lo sexual?

En Occidente la sexualidad está llena de tabúes y ha sido mayormente recortada a una visión patriarcal y falocéntrica. La genitalidad ocupa el centro de la escena sexual así como también la erección y la eyaculación, como acciones imprescindibles para el goce.

El Tantra nos aporta conocimientos sobre la multiplicidad de sensaciones de nuestros cuerpos, en el cual eso que en Occidente llamamos “previa” puede potenciarse y disfrutarse realmente sin prisas, con conciencia en aquí y ahora, usando la respiración profunda y determinadas posturas.

Te invito a visualizar la siguiente escena: una habitación con media luz, temperatura cálida, música suave, perfumes como sándalo y patchouli y la ausencia de interrupciones. Iniciar uno de los integrantes de la pareja con masajes eróticos, quien recibe está boca abajo, quien da comienza a recorrer todo el cuerpo acariciando, contactando con su cuerpo y recorriendo parte por parte para activar y hacer circular la energía.

Importante: Quien da no espera nada más que proporcionar placer a la otra persona y quien recibe se entrega con una actitud de aceptación de recibir y sentir placer.

Respiración, movimientos y caricias

La respiración siempre debe ser calma y profunda, los movimientos son suaves y libres, sin generar tensiones ni dolor. Aquí la comunicación táctil es fundamental, ir suave sin invadir y recorriendo desde los pies y dedos con movimientos lentos, seguir el sentido de la corriente circulatoria siempre hacia el corazón, de los tobillos hacia los muslos, desde los brazos hacia el tronco y en la parte superior, desde la cabeza, el cuero cabelludo y las orejas en dirección a los hombros.

Tocar con suaves movimientos hacia la zona arriba del sacro (último hueso de la columna vertebral), zona llamada “sagrada”, espacio sagrado de la energía sexual, y desde ahí subir hacia el cuello.

Otro TIP: no olvidarse del aceite bien tibio para tocar y acariciar.

Luego se pueden incorporar otros estímulos rozando y besando el cuerpo de la pareja, susurrando palabras eróticas y siempre estando atentos a la sensibilidad y placer de la otra persona.

Esto puede llevar a una relación sexual posterior o no, puede utilizarse como dicen los tántricos cuando se quieren relajar y en también dar placer y amor a la pareja.

¡Atenti! Quien recibió, luego debe ocupar el rol de dar a su pareja, porque hay que equilibrar el dar y recibir, por ello se cambian los roles y comienzan nuevamente.

Posturas sexuales ideales

Lo último que te dejo son algunas posturas para penetración, como la postura llamada “Purushayita” o postura de la mujer sobre el hombre, en la cual el hombre se encuentra acostado con las piernas abiertas y la mujer se acuesta sobre él con las piernas juntas mientras él la toma con sus manos de la cintura y ahí se da la penetración.

Otra variante es la postura “Abeja Reina”, en la cual la mujer se sienta en cuclillas sobre el varón, en penetración aprieta las piernas y comienza a moverse dibujando círculos con las caderas.

La mujer es quien asume el rol más activo, es ella quien maneja ritmos, movimientos, presiones y tiempos, ella debe gozar de una gran libertad de movimiento, muy contrario a lo que ocurre en Occidente donde las mujeres, en algunas ocasiones, son penetradas sin siquiera dar el ok para que ello ocurra.

¿Cómo te ves en esta práctica? A lo mejor podés empezar por algunas acciones y ver si potenciás tu sexualidad y logras otro goce.

Fuente: Lic. Analía Lilian Pereyra, Sexóloga Clínica y Educativa. MP: 221.773. IG: @licenciadaanaliapereyra.

Más información en parati.com.ar

TEMAS

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas