29 mayo, 2024

una especialista brinda las claves para lograrlo y hacer realidad lo que deseás – Revista Para Ti

La llegada del mes de marzo es el momento perfecto para reflexionar sobre nuestras vidas y trazar un curso hacia la realización de nuestros deseos más profundos. 

Sin embargo, muchos de los que se proponen trazar un diseño de objetivo anual, tienden a abandonarlo al poco tiempo, o bien, a desilusionarse a fin de año al momento de tomar contacto con todo lo que quedó pendiente.

Es por eso que hoy te dejo herramientas concretas para que puedas ir por ello que tanto deseás, ¡comencemos!

Paso 1: elegir qué te conviene o lo que te conmueve: gran diferencia

¿Alguna vez soñaste despierta? Ese momento en el que se nos eriza la piel imaginándonos ese estado tan deseado por nosotros, y hasta nos descubrimos sonriendo aunque nos esté mirando todo el mundo, producto de nuestra fantasía. 

Claves para rediseñar tu vidaClaves para rediseñar tu vida.

Si no sos de aquellos que fomenta su imaginación, te invito a que lo hagas como primer paso. Y esto tiene una sencilla razón: ¿cómo vas a trazar un plan de acción si no tenés claro a dónde querés ir? 

Parece una pregunta fácil: ¿qué quieres para tu vida? Pero en verdad muy pocos saben la respuesta. 

Sabemos lo que NO queremos, lo que nos hace mal, lo que no nos gusta. Pero muchas veces no tenemos en claro qué es lo que verdaderamente deseamos, despojado de todo mandato o ideal social. 

Por eso, el primer paso implica conectar de manera honesta y genuina con vos misma, con tu mundo interno. Quizá seas de las que, al momento de plantearse objetivos, tiende a mirar lo que “conviene”: qué tipo de pareja es la ideal para conocer, cuál es el trabajo que más estabilidad te va a dar, qué carrera tiene más salida laboral. Por supuesto que esos datos son influyentes, pero quedan sin sentido a largo plazo, si no hay algo del deseo que esas cuestiones te despierten. Es por eso que, cuando declaramos lo que queremos desde la razón y la conveniencia, suele generarnos un vacío existencial en donde la pregunta que aparece al tiempo es: ¿Para qué hago lo que hago?

Sol Rivera, psicóloga y coach ontológicaSol Rivera, psicóloga y coach ontológica.

Te invito entonces, a conectar con la emoción como primer paso para decretar tus objetivos. Si te dijera que todo va a salir bien, ¿qué cambio elegirías para tu vida? ¿Qué es aquello que te conmueve? CONMOVER: mover – con: eso que te lleva al movimiento, que te entusiasma, que hace que el cuerpo te vibre. 

Tranquila: si estás acostumbrada a pensar los objetivos más que a sentirlos, ya va a llegar ese momento.

Paso 2: creá un plan de acción realizable

Una vez que soñaste despierta, que conectaste con tus deseos y desde allí construiste tu visión, es decir, eso que tanto querés lograr: ahora sí es el momento de construir el camino hacia la meta. Elegir el mejor camino posible es un camino en el cual muchos se frustran, simplemente porque no es lineal, ni mucho menos inmediato. 

Es por eso que lo fundamental al momento de trazar un plan de acción, es que puedas ir de menos a más, paso a paso, con metas mínimas pero continuas. 

En general solemos arrancar nuestro camino a la concreción de deseos, de manera inversa: ponemos toda nuestra energía al comienzo, nos exigimos, en famoso lema de “darlo todo”. Y al tiempo nos quedamos “sin nafta”, es decir sin energía ni motivación. 

Sol Rivera, psicóloga y coach ontológicaSol Rivera, psicóloga y coach ontológica.

Es lógico lo que hacemos, porque al comienzo del camino contamos con toda la fuerza del arranque, pero eso no es lo que nos va a llevar a resultados extraordinarios. Por el contrario, cuanto más lejos quieras llegar, más importante es respetar el paso a paso, dando movimientos pequeños pero constantes. 

Esto lo podemos ver claro en el deporte: en el running por ejemplo. Cuanto más kilómetros tenga la carrera, más disminuye la velocidad media a la que debo ir. ¿Y qué pasa si voy más rápido que mi velocidad media? En el runnning le decimos entre los que corremos  que “te quemas”, es decir, que por haber ido más rápido al principio, no llegas a la meta. Esto mismo pasa en nuestra vida. 

Entonces: paso a paso, pero con constancia y determinación.

Paso 3: apasionarte del proceso

Solemos apasionarnos del resultado, una vez que lo descubrimos. Pero muy pocas veces lo hacemos en relación al proceso. Es decir, que nos entusiasma y motiva llegar a la meta, pero el camino suele ser para muchos una tortura.

Y esa es otra clave fundamental para el logro de resultados. Hacer del camino un lugar ameno, placentero, conectado con el presente. Eso es fundamental para poder sostenerlo en el tiempo. 

Nuestro cerebro está comprometido ante todo con sobrevivir. ¿Y qué quiere decir sobrevivir para él? Sentir placer y equilibro. Por lo cual, grandes exigencias desmesuradas solo llevan a que tu cerebro se resista a sostenerlas en el tiempo, simplemente porque la está pasando mal. 

Sol Rivera, psicóloga y coach ontológicaSol Rivera, psicóloga y coach ontológica.

Entonces la pregunta es: qué condiciones vas a incorporar a tu proceso, para que este resulte dinámico, placentero y “tentador”. Crea tu propio contexto, premiate en el medio del camino cuando haya avances, y sobre todo conecta con tu vínculo con vos y con cómo te estas tratando a vos mismo. 

Paso 4: rodeate de personas que te hagan bien

Y por último, ¿cuáles son las cinco personas con las que pasas más tiempo en tu vida? ¿Comparten tus mismos valores? ¿Tienen hábitos saludables? ¿Aportan valor y sentido a tu vida? 

Rodearte de personas que coincidan con tus valores y con conversaciones que te hagan bien, es esencial para tu estado de ánimo y para crear un mundo de posibilidades.

¿Escuchaste hablar del ejemplo de la manzana podrida que contagia al resto? Bueno, en el mundo relacional ocurre un poco así. Somos seres conversacionales, que dado el tipo de conversaciones en las que estamos, nos contaminamos  de contextos tóxicos que nos cierran posibilidades o, por el contrario, se abre un mundo posible a partir de nuevos vínculos que nos hacen bien.

Es por eso que solemos sentir que determinados vínculos nos nutren y sacan lo mejor de nosotros, y, por el contrario, otros nos hacen daño, nos traban, sacan nuestro demonio interno.

Ahora sí, a poner manos a la obra para tu 2024! ¡Te lo merecés! Y nadie puede hacerlo por vos.

Por Sol Rivera, licenciada en Psicología y Coach Ontológico, especialista en Neurociencias y diplomada en Psicología Sistémica. Autora de “Yo Soy Así. Manual práctico para rediseñar mi vida”. @lic.solrivera y @plenamente.espacio

Suscribite al newsletter de Para Ti

Si te interesa recibir el newsletter de Para Ti cada semana en tu mail con las últimas tendencias y todo lo que te interesa, completá los siguientes datos:

Más información en parati.com.ar

TEMAS

Fuente

Comparte esta noticia:

Otras noticias:

Noticias relacionadas